jueves, 5 de marzo de 2015

Próximamente: Una historia de vampiros diferente…


¿Y si Drácula hubiese arribado a Inglaterra muchísimo antes de la fecha estipulada por Stoker en su novela? ¿Y si el vampiro hubiera conquistado el poder, logrando introducir su maldición en el seno de la Corte del rey Jorge III? ¿Y si con su accionar, se hubiera creado un nuevo mundo, uno donde los vampiros de todas las clases y linajes pudieran caminar libremente y en público?
Básicamente, ese es el argumento de nuestra próxima historia de vampiros a publicarse en este blog. “El Imperio de Drácula”, es su título, y no deja de ser un homenaje de mi parte a la saga de Drácula creada por el escritor Kim Newman. En este relato, no sólo aparecerá el conde de infausta fama, sino que también se asomaran otros vampiros muy conocidos de la literatura y del cine…
Dentro de poco, en “El Diario del Vigilante”. ¡No se lo pierdan!

miércoles, 4 de marzo de 2015

El Regreso de los Androides 05


Capítulo 05
EL ARMA DEFINITIVA. NEXUS, LA SUPERCOMPUTADORA
Los guerreros Z habian conseguido entrar en el laboratorio del Dr. Reiko. Allí, el genio malévolo los esperaba acompañado de "Nexus", una computadora súper sofisticada.
Vegeta: ¿Que clase de tostadora parlante es esta?
Nexus: Análisis: príncipe Vegeta. Raza: saiyanes. Carácter: altanero, arrogante. Familiares: Bulma (esposa), Trunks (hijo). Debilidades: subestima a sus enemigos.
Vegeta: ¿¿Qué estas diciendo, maldito artefacto??
Piccolo: Calma. Es obvio que esta cosa sabe mucho de nosotros.
Nexus: Análisis: Piccolo Daimaoh Jr. Raza: namek. Carácter: sabio, lógico, estratega, experimentado. Familiares: no tiene. Debilidades: confía demasiado en su propia inteligencia.
Dr. Reiko: Como pueden ver, mi querido Nexus lo sabe todo. Ustedes no son rivales para él.
Al príncipe de los saiyanes todo aquello le sonaba estúpido. ¿Cómo un pedazo de chatarra como esa podía derrotarlo?
Vegeta: (a Reiko) Si esa cosa tuya puede hacer lo que dices, quisiera verlo. Hasta ahora, solo ha logrado aburrirme.
Dr. Reiko: Como gustes. ¡Demuéstrales tu poder, Nexus!
Obedeciendo las ordenes de su creador, la supercomputadora atacó. Unos nódulos de formas esfericas emergieron de su interior y flotaron sobre los guerreros Z, como si de globos se tratasen.
Goku: ¿Que demonios son esas cosas?
Uno de los nódulos se poso sobre él. Acto seguido, una especie de tentáculos mecánicos fueron vomitados por la esféra aferrandolo en todo su cuerpo. Goku se debatió e intentó liberarse, pero fue inútil. Una tremenda  corriente eléctrica le fue aplicada, provocandole un dolor increible.
Krilin: ¡Goku!
Antes de que el resto pudiera reaccionar, otra de las esferas-nódulos se colocó sobre ellos y provoco un "Taiyo-ken" (ataque deslumbrante del sol). Instantáneamente, todos fueron cegados por unos momentos. Momentos que Nexus aprovecho para empezar con sus variadas y múltiples agresiones...
Una de las esferas se acerco a Krilin. El luchador de baja estatura quiso defenderse arrojando un kienzan. Su ataque fue existoso y el nódulo se partio por la mitad, pero al instante nada más, se auto-reparó.
Krilin: ¡Genial! ¡Son iguales a esos androides que enfrentamos con Vegeta!
El nódulo no perdió tiempo e inicio su ofensiva. Un rayo congelante salió de su interior y dejo al guerrero Z convertido en un témpano de hielo viviente.
Al ver como su esposo había sido derrotado tan fácilmente, A-18 quiso ir a salvarlo pero uno de los nódulos flotadores se interpuso en su camino.
A-18: ¡Quítate de mi camino!
De un puñetazo, la bella androide arrojo la esfera lejos de ella, pero apenas dio dos pasos, otra se coloco en la mísma posición que la anterior, disparándole un rayo aturdidor. La muchacha no pudo resistir el impacto de aquella extraña radiación y se desplomo en el suelo, entumecida.
Dr. Reiko: (riendo) Es maravilloso, ¿no creen? La poderosa A-18, la androide rebelde que mi difunto hermano construyo, la que parecía tan invencible, acaba de ser derrotada.
Vegeta: (otra vez súper saiyan) ¿Esos estúpidos globos son todo lo que esta tostadora puede ofrecer?- dijo, y le disparo un energy-ha a uno de ellos- Realmente, son una decepción detras de otra.
Nexus: Todavia no has visto lo que te puedo hacer...
Enviando una orden al nódulo que el saiyan habia destruido, Nexus hizo que se auto-reparara. Nuevamente operacional, la maquina se lanzo sobre el guerrero y un par de cuchillas y cierras de metal aparecieron en su superficie gris.
Vegeta esquivó su primera embestida, pero no la segunda. Una de las cierras le dio de lleno en la mitad del hombro, arrancando parte de su traje... y de su piel.
Vegeta: ¡Mi-se-rable!- balbuceo, dolorido.
A los otros guerreros Z no les fue tan bien. El nódulo que ataco a Piccolo lo hizo arrojándole una potente onda sionica (mental). Presa de un terrible dolor de cabeza el namek se retorció, desplomándose tambien en el suelo.
Al ver a su maestro caer, Gohan se lanzo en su rescate. Con su Masenko, destruyó cuatro esferas y de una patada, se deshizo de otra que había sido enviada por la supercomputadora contra él.
Nexus contemplo todo esto y reforzo su táctica. Dos nódulos se pusieron sobre el joven guerrero y mientras uno le atacó con un rayo eléctrico, el otro lo hizo con una replica de su misma técnica (el Masenko, claro).
Ten Shin Han fue el ultimo en caer. Victima de una replica de su Kikoho (cañón de energía) el luchador de tres ojos sufrió graves heridas por todo su cuerpo.
Dr. Reiko: Los poderosos guerreros Z... Ya no lo lucen tanto. ¿Que se siente enfrentarse a un enemigo que conoce todo sobre ustedes?
Goku: (entrando en súper saiyan) Te equivocas.
Aumentanto su Ki, pudo destrozar los tentáculos que le aprisionaban y moviéndose a toda velocidad, llego delante del mismo Nexus.
Nexus: Veo que has logrado liberarte. Sin embargo, no podrás derrotarme.
Goku SS: ¡¡Kame-hame-ha!!
La onda energética fue detenida por un escudo invisible. Sabiendo de antemano que Goku usaria su técnica tan famosa, el computador tuvo tiempo de sobra para preparar una manera de evadirla.
Nexus: Como ustedes dicen: mi turno.
El impresionante ordenador artificial disparo un rayo de fuerza sobre el luchador de cabello dorado. Envuelto en alguna clase de red invisible, muy semejante a un puño, Goku debió de incrementar su Ki al maximo para no morir aplastado ni sofocado.
Goku SS: ¡¡¡AY!!!
Dr. Reiko: Mientras más luches, más mi querido Nexus aplicara sobre tí todo el poder de su rayo de fuerza.
Mientras, Vegeta había destruido como cincuenta veces al nódulo que le agredía, pero era inutil. Siempre se reconstruía y aprendiendo de los errores de sus ataques anteriores, ideaba una nueva táctica para poder vencerlo.
Las cuchillas crecían, las cierras eran más veloces y hasta se habían agregado un rayo eléctrico, para causar aun más dolor.
Vegeta SS: ¡¡Ya basta!!
El orgulloso príncipe exhibía ya magullones y demás heridas en todo su cuerpo, pero a pesar de ello, resistía.
En tanto, Goku continuaba victima del rayo de fuerza de Nexus...
Goku SS: (pensando) Esto no esta bien. Esta computadora es invencible... conoce todos nuestro movimientos.
Nexus: Ríndete ya. No tiene objeto que sigas peleando.
Goku SS: ¡Jamás! ¡Apenas empieza este combate!
Forzando aún más su Ki, pudo anular los efectos del rayo de poder, sin embargo, Nexus todavia tenía más sorpresas. Cuatro nódulos más emergieron del interior del ordenador, listos para  seguir un nuevo programa: atacar a Goku con rayos sionicos. Los efectos de estas radiaciones no se hicieron esperar y el guerrero Z sintió como si miles de agujas atravesaran al mísmo tiempo su cerebro.
Dr. Reiko: ¡Bien hecho, Nexus! ¡Ya los hemos doblegado a todos!
El científico ya festejaba por adelantado el aparente triunfo, cuando una repentina explosión acabo con todo su entusiasmo... Gotenks había aparecido, por un hoyo hecho en la pared de dura roca, para sorpresa de todos.
Gotenks: ¡Ja! ¿A que no te esperabas eso, viejo maldito?
Dr. Reiko: ¿Quién demonios eres tú?
Gotenks: Para ser alguien que nos ha observado durante años en secreto, como dices, no estas bien informado. ¡Soy el guerrero más poderoso del Universo! ¡El único! ¡El inigualable...!
Dr. Reiko: ¡Mata a ese intruso, Nexus!
Dos nódulos volaron hasta Gotenks y le dispararon varios rayos eléctricos. El pobre recibió en plena cara una violenta descarga y quedo chamuscado.
Gotenks: ¡Ay, ay, ay! ¡Pagaras eso! ¡¡Renzoku shine shine missile!!
Cientos de energy-ha fueron enviados contra las esferas voladoras, haciendolas pedazos en un instante.
Gotenks: ¿Que te pareció eso?
Tal y como se esperaba, los nódulos se reconstruyeron. Atacaron al pobre de Gotenks con una replica exacta de su anterior ataque.
Gotenks: (mientras era azotado por las ráfagas de energía) ¡No vale! ¡Esa era mi técnica!
Piccolo: (recuperándose) Estúpidos... les dije que se quedaran en la playa.
Ayudando a la fusión, el namek disparo su Makankosappo sobre los artefactos malignos. Sabía que se volverían a armar, pero necesitaba tiempo para comunicar una idea que se le había ocurrido a Gotenks...
Piccolo: ¡Escúchenme bien! ¡Tienen que hacer su ataque de los fantasmas kamikaze!
Gotenks: ¡Es cierto! ¡Me había olvidado! ¡¡Súper ghost kamikaze attack!!
Un curioso (y hasta gracioso) fenomeno ocurrió y un amplio numero de "fantasmitas" con apariencia similar al guerrero aparecieron.
Dr. Reiko: ...
Nexus: ...
Gotenks: (a los fantasmas) ¡Muy bien, chicos, hagan su trabajo! ¡Ayuden a mis amigos!
En fila, los fantasmas volaron sobre las esferas-nódulos y posandose sobre ellas, explotaron. No quedo ninguna. Se habian reducido a cenizas, liberándose el resto de los guerreros Z de sus ataques.
Goku SS: (viéndose libre de los nódulos) ¡Vegeta, es nuestra oportunidad! ¡Ataquemos a Nexus juntos!
Vegeta SS: ¡Olvídalo, Kakarotto! ¡Me niego a rebajarme a trabajar con un soldado de clase baja!
Goku SS: ¡Déjate de payasadas! ¡Lo mismo dijiste durante el asunto de Boo y al final, terminaste ayudándome!
Vegeta SS: ¡¡GRR!! ¡Está bien!
Los dos saiyanes se colcaron delante de la supercomputadora y cada uno de ellos la ataco con su propio poder.
Nexus: (levantando su escudo) Es inútil. Desistan de una buena vez de su actitud.
Goku SS: (a un recién recuperado Gohan) ¡Vamos, hijo! ¡Necesitamos tu ayuda!
Gohan: S-Si...
Con Gohan en súper saiyan, el poder de los guerreros iba a sumarse aún más.
Dr. Reiko: ¡Ten cuidado, Nexus!
Piccolo: (acercándosele) Creo que tú deberías tener cuidado...
Dr. Reiko: ¿Que vas a hacer? ¡Mi escudo protector todavia esta conectado! Nunca podrás romperlo.
Piccolo: Puedo intentarlo...
El más fuerte de los namek se coloco en posición y junto sus manos.
Piccolo: ¡¡Cho bakuretsuma ha!!
Un descomunal rayo de energía salió despedido hacia el Dr. Reiko. Al chocar con el escudo invisible del científico hubo unos momentos de tensión. Finalmente, el escudo cedió.
Dr. Reiko: ¡¡Maldito!!
Libre del escudo, Reiko quedo a la exposición de los recuperados guerreros Z. Sabiendo que se le venia la noche, decidió huir del lugar...
A-18: De aquí no sales.
Rápidamente, la androide tomo con una de sus manos una cierra de metal que perteneció a uno de los destruidos nódulos y lo tiro contra el villano. El disco cortante rasó el aire y fue a seccionar a Reiko por la mitad de la cintura.
Caído en el suelo, el científico-androide todavía continuaba con vida. Arrastrándose con ayuda de sus manos, intento patéticamente alejarse de los héroes, pero fue inútil.
Piccolo mismo termino de rematarlo, a modo de lanzarle un simple energy-ha. Destruido Reiko, solo quedaba un obstaculo: Nexus.
Parándose en fila, los tres guerreros saiyanes (Goku, Gohan y Vegeta) se disponían a destruir a la supercomputadora de una buena vez.
Goku SS: A la cuenta de tres. Uno...
Gohan SS: ¡Dos...!
Vegeta SS: ¡¡Tres!!
Padre e hijo hicieron un doble Kame-hame-ha, mientras que el príncipe su clásico Big bang attack. Nexus elevó su escudo, auto preservándose. Al chocar las energías con la barrera, toda la montaña tembló.
Goku SS: ¡Aumenten el poder!
Expulsando su Ki, los guerreros alcanzaron su máximo nivel. Nexus no lo resistiria mucho más.
Nexus: ¡Deténganse! ¡No pueden derrotarme! ¡¡NOOOOOOOOO!!
La barrera cedió y los rayos de energía se llevaron por delante a la compu- tadora. Una violenta explosión se produjo y todo el lugar comenzó a venirse abajo.
Goku SS: ¡Rápido! ¡Huyan todos!
Escapándose por el agujero que Gotenks había abierto en la pared de roca, los guerreros Z lograron salvar sus vidas. Detras de ellos, todo el laboratorio quedo absolutamente destruido. Se había terminado la amenaza.
FUERA DE LA MONTAÑA, MINUTOS DESPUES...
Gotenks: ¿¿Vieron como le dispare a esas esferas voladoras?? ¡Ja! ¡No eran rivales para mí! Yo soy el más poderoso guerrero del...
Ten Shin Han: (a Piccolo) ¿Cuando se les termina el tiempo de la fusión?
Gotenks: ... Universo. ¡No existen enemigos que no pueda...!
Piccolo: Dentro de exactamente... un segundo.
Con un sonoro "Pop", Goten y su amigo Trunks volvieron a ser ellos mismos.
Krilin: (asistido por su mujer y temblando) M-Menos m-mal q-que s-se les t-termino el t-tiempo. Y-Ya no los aguan-taba más... ¡¡Achiiis!!
A-18: Te has pegado un resfriado. Cuando volvamos a casa, voy a tener que llamar al doctor.
Krilin: ¡N-No! B-Basta de d-doctores por hoy... S-Solo quiero un té caliente y u-unas aspirinas. ¡¡Achiiis!!
De pie a algunos centímeros de ellos, estaban Goku, Gohan y Vegeta, con cara de preocupación.
Goku: Cielos. Si que fue agotador. Esa computadora realmente nos dio un verdadero dolor de cabeza.
Gohan: Pero, ¿está destruida totalmente?
Vegeta: ¡Desde luego que sí! No quedó nada de esa tostadora eléctrica.
Goku: Sin duda, a Bulma le va dar gusto revisar los restos de esa cosa...
DENTRO DE LAS RUINAS DEL LABORATORIO DE REIKO...
El humo salía continuamente de los destruidos pedazos de Nexus. De repente, un grupo de luces titilaron, lentamente.
Todavía estaba vivo.
 
ESTA HISTORIA CONTINUARA...

martes, 3 de marzo de 2015

El Regreso de los Androides 04


Capítulo 04
¡HAY QUE ENCONTRAR EL LABORATORIO! LA ISLA DEL TERROR
Persiguiendo al maléfico científico Reiko, los guerreros Z atravesaron medio planeta. Finalmente, lo vieron descender en una pequeña isla, ubicada en la parte sur de nuestro mundo. Fue entonces que lamentablemente, lo perdieron de vista.
Vegeta: (fastidiado) ¡Maldición! ¡Si pudiera sentir su Ki esto seria más fácil!
Todo el grupo debió de descender también. Eligieron la playa primero como punto de inicio para la infructuosa búsqueda que de ahora en más, tendrían que hacer.
Piccolo: Creo que deberíamos separarnos. Así cubriríamos más terreno para la exploración.
Goku: Es una buena idea.
Vegeta: A mi me da igual. En realidad, no necesito de su ayuda. Si encuentro a ese viejo ridículo, yo solito le voy a cantar las cuarenta.
Antes de separarse, el namek se volvió hacia los pequeños Goten y Trunks, con la clara intención de darles un "sano consejo"...
Piccolo: Ustedes se quedan aquí.
Goten y Trunks: ¿¿Eh?? ¡Pero nos vamos a perder la acción!- replicaron.
Al ver la expresión seria en la cara del verde alienígena, los dos chicos decidieron que era mucho más prudente obedecer.
...Y EN ESOS MOMENTOS, DENTRO DE UNA DE LAS MONTAÑAS DE LA ISLA...
Cansado, el Dr. Reiko entro a su laboratorio atravesando una puerta metalica. Apenas puso un pie en el interior, todas las luces y las computadoras principales se encendieron.
Voz: Dr. Reiko. ¿Cómo esta usted?
Dr. Reiko: Muy mal. Necesito... ayuda...
Voz: Puedo ver que ha sufrido un gran daño.
Dr. Reiko: ¿Esta lista la cámara regeneradora?
Voz: Si.
Dr. Reiko: Excelente. Actívala... necesitare al menos algunos minutos.
Voz: Así lo haré, doctor.
Dr. Reiko: A propósito, tenemos intrusos no autorizados en la isla. Encárgate de ellos.
Voz: No se preocupe. Los intrusos serán eliminados.
VOLVIENDO A LOS GUERREROS Z...
Siguiendo la idea de Piccolo, todos se separaron en pequeños grupos destinados a explorar aquel pedazo de tierra.
Vegeta iba (a pesar de haberse negado) con A-18 y Krilin; Goku, con Piccolo, Ten Shin Han y Gohan. Goten y Trunks, como ya se ha dicho, han debido quedarse en la playa por su seguridad, aunque este escritor no cree que duraran mucho tiempo allí (¡Je!).
Vegeta: ¡Que humillación! ¡El príncipe de los saiyanes, acompañado por un pedazo de chatarra con forma de mujer y un enano con ínfulas de guerrero!
A-18: ¿A quien le dices pedazo de chatarra, mono maleducado?
Vegeta: ¡Uy! ¡Ya se ofendió! ¡Pero que irritable que estamos hoy!
A-18: Mira quién habla de irritables...
Krilin: ¿Podrían dejarse de pelear y prestar un poco de atención al entorno? Tenemos que encontrar a ese científico y su laboratorio.
Vegeta: Yo puedo hacerlo solo. No se por que tengo que estar con ustedes...
El trío cruzaba en aquellos momentos una frondosa selva. Los únicos sonidos que se oían eran el de las aves exóticas que pululaban por los árboles.
A-18: Debo reconocer que este es un lugar muy bonito. Deberíamos irnos alguno de estos días de vacaciones a un paraje semejante, ¿no crees, Krilin?
Krilin: Es una buena idea, amor. Tú, yo y la soledad de la naturaleza...
Vegeta: ¡Que insoportables!
Hubo un ruido delante de ellos, en la maleza. Antes de que pudieran preguntarse de quién se trataba, un grupo de pequeñas criaturas saltaron y les salieron al paso, rodeándolos.
Krilin: ¿Qué demonios son estas cosas? ¡Se parecen a los Saibaiman!
Los "Bioman" (tal era su verdadero nombre) se arrojaron sobre el trío, atacándolos, sin emitir palabra alguna en ningún momento. Poseían gran fuerza física y mucha rapidez de movimiento, por lo que la cosa se le puso difícil a los guerreros.
Krilin: ¡Cielos! ¡Son muy rápidos!- exclamo, intentado golpear a uno de ellos.
Las criaturas literalmente se dedicaban a golpear y esquivar los ataques con suma facilidad. Cansado, Vegeta recurrió a su energy-ha para aniquilar a dos de ellos, comprobando que se trataba de robots.
Vegeta: ¡Que les parece! ¡Más robots molestos!
Krilin: Entonces, si son robots...
Elevando sus manos, Krilin hizo aparecer dos kienzan, los cuales arrojo al resto de los Bioman. Todos quedaron partidos por la mitad, revelando sus circuitos internos.
Vegeta: No se para que se molestaron enviándolos. Eran tan poca cosa...
A-18: Yo no lo creo. ¡Miren!
Sorpresivamente, los restos de los destruidos Bioman se reconstruyeron. Nuevamente funcionando, volvieron a reanudar sus ataques.
Vegeta: ¿Qué clase de tecnología es esta?
Krilin: ¡Ya veo lo que ese loco quería decir con eso de "mejoras" a la bio-tecnología!
Otra vez hubo un intercambio de golpes. Se podría decir que lo que aquellos androides querían era agotar al trío...
Después de un rato, todo el lugar había quedado regado por los restos de los robots aniquilados.
Krilin: (jadeando) ¡Estos... tipos... realmente... me sorprenden!
A-18: ¡Se están reconstruyendo otra vez!
Vegeta: ¡¿De nuevo?!
Así era. Reensamblándose pieza por pieza y regenerándose, los Bioman otra vez estaban listos para seguir con su lucha. Sin embargo, un brusco cambio ocurrio y de manera inesperada. En vez de seguir atacando, los robots iniciaron un proceso de fusión, con el cuál, se conviertieron en uno solo Bioman, de igual tamaño que un hombre.
Krilin: ¡Maldición! ¡Esto no me gusta!
El "súper-Bioman" chilló y se lanzó al ataque. Gracias a sus garras, golpeó duramente a Krilin y aferró a la rubia A-18, zarandeándola antes de arrojarla contra unos árboles. Vegeta salió a hacerle frente y se trenzó en un durisimo intercambio de puñetazos. Con la ayuda de su voluminosa cabeza, el Bioman embistió al príncipe (al igual que un toro) en el pecho, sacandole el aire.
Vegeta: ¡Maldito robot!
Los ojos del monstruo comenzaron a brillar. Una potente ráfaga de rayos de calor salió expelida hacia el guerrero Z. Vegeta se agachó a tiempo y este ataque no surtió efecto sobre él, pero si lo hizo a la vegetacion detras suyo. En cuestión de segundos, todo el lugar se habia convertido en un mini-infierno.
Vegeta: ¡Me tienes harto!
Retomando su estado de súper saiyan, se arrojó contra su rival y lo empujo. Iba a asestarle un feroz golpe en su cabeza, cuando el Bioman dio uso a otro de sus mortíferos trucos: el Jibaku.
El Jibaku era nada más y nada menos que la auto-destrucción. Atrapando con sus garras al príncipe, el autómata lo apretó contra sí y se dispuso a volar en cientos de pedazos (tal y como lo hacian los Saibaiman).
Krilin: ¡Cuidado Vegeta!
Vegeta SS: (al Bioman) ¡Sueltame, maldito engendro!
A-18: ¡Lo va a matar!
Vegeta SS: ¡Eso no va a pasar! Prueba esto...
Expandiendo su Ki rápidamente, Vegeta logro zafarse del mortal abrazo del enemigo arrojándolo lejos. ¡Justo a tiempo! El terrible monstruo detonó, desapareciendo en un mar de fuego y humo, sin causar daño a nadie (excepto a la vegetación de lugar, claro).
Krilin: ¡Bien hecho!
Vegeta SS: No fue la gran cosa. Creo que hasta un inútil como Kakarotto podría haberlo hecho.
AL OTRO LADO DE LA ISLA...
Goku y compañía oyeron a lo lejos un estruendo. Dedujeron que Vegeta y los demás se debían de haber topado con algún problema.
Goku: Espero que estén bien.
Piccolo: No te preocupes- dijo, analizando con su aguda vista el barro del suelo- Vaya, miren... huellas.
Ten Shin Han: Son las de ese científico. Debió pasar por aquí.
Gohan: Entonces vamos por el buen camino.
Las huellas se encaminaban hacia una de las montañas. Siguiéndolas, los guerreros Z llegaron a la entrada de una cueva. Antes de que pudieran siquiera poner un pie en ella, unos cañones-robot  se activaron y surgiendo de la roca, comenzaron a disparar rayos láser a los recién llegados.
Gohan: (eludiendo las ráfagas) ¡Este lugar si que esta protegido!
La fuerza de los disparos era tal, que los guerreros Z debieron de retroceder. Una vez que lo hicieron, las armas cesaron su ataque. Esto dio una idea a Piccolo...
Piccolo: Esos cañones deben estar equipados con sensores de movimiento.  Si nos acercamos demasiado a la entrada, se activan.
Ten Shin Han: ¿Que podemos hacer? No podremos entrar.
Piccolo: Creo que si lo haremos, escuchen con atención- el namek explicó su plan al resto en voz baja.
Con las ordenes impartidas, los cuatro guerreros nuevamente se acercaron a los cañones. Efectivamente como Piccolo había predicho, al detectarlos, las armas volvieron a abrir fuego.
Piccolo: ¡Ahora! ¡Volvamos loca a esas cosas!
Dando uso a la súper velocidad característica suya, el grupo empezó a esquivar sus rayos moviéndose en todas direcciones y a provocar que los cañones tuvieran que disparar continuamente hacia todos lados, sin decidirse por un punto concreto. Izquierda, derecha, otra vez la izquierda... y así por espacio de algunos minutos.
Al final, tal y como esperaban, pudieron vencer a las armas de la siguiente forma: mientras trataban de enfocarse sobre alguno de los guerreros para eliminarlo, Goku (usando el Shunkanido) se teletransporto entre medio de ellas y llamando su atención, provoco que se dispararan mutuamente entre si (volviendo a desaparecer antes de ser alcanzado por los láser).
Gohan: Se acabaron los cañones.
Ten Shin Han: Ahora sí, espero que podamos entrar sin problemas.
Goku: Antes, creo que deberíamos llamar a Vegeta y los demás para que se nos unan.
Piccolo: Yo me encargare de hacerlo, mediante mi telepatía...
...Y EN LA PLAYA, DONDE SE QUEDARON GOTEN Y TRUNKS...
Goten: (recostado en la arena y bostezando) ¿Tú creés que ya vencieron a esos sujetos?
Trunks: No lo sé... Oye, ¿y si vamos a darle una mano?
Goten: Pero Piccolo dijo que...
Trunks: ¡Olvídalo! Lo que pasa es que ellos tienen envidia de nuestro poder cuando nos convertimos en Gotenks. Yo digo que vayamos y acabemos con los enemigos nosotros solos. ¿Que me dices?
Goten: Bueno...
Trunks: ¡Perfecto! Entonces, hagamos la fusión.
Los dos niños se colocaron en posición y despues de hacer unos movimientos un tanto ridículos, se tocaron con la punta de los dedos. ¿El resultado? Gotenks estaba de regreso.
Gotenks: ¡Ja, Ja, ja! ¡El gran Gotenks ha vuelto! ¡Cuidado, androides, por que aquí va el guerrero más poderoso del Universo!
DE REGRESO A LA MONTAÑA...
Llamados por la telepatía de Piccolo, Vegeta y el resto no tardaron en llegar y unírseles. Ahora sí, todos juntos entraron en la cueva directo al laboratorio del Dr. Reiko.
Gohan: ¡Este lugar es... increíble!
Se encontraron en la mitad de un amplio salón, repleto de computadoras de última generación, mesas llenas de tubos de ensayo y demás instrumental científico. El malvado Reiko estaba allí. Recuperado gracias a los efectos de su cámara de regeneración, se encontraba de pie, con los brazos cruzados a su espera.
Dr. Reiko: Bienvenidos a mi humilde morada. No pensé que lograrían llegar, pero claro, aquellos androides a los que enfrentaron no eran rivales para luchadores tan fuertes como ustedes.
Sin perder tiempo, Vegeta se adelanto y disparo sobre el genio malvado un Big Bang attack. Un escudo de fuerza invisible impidió que Reiko fuera herido.
Dr. Reiko: Ahórrate el gasto de energía. Este escudo es inviolable. Ni siquiera con un Kame-hame-ha podrian traspasarlo.
Gohan: ¡Ríndase, Reiko! ¡No tiene escapatoria! Ese escudo suyo no lo protegerá eternamente.
Dr. Reiko: Eso es cierto. Pero yo siempre tengo un as bajo la manga... ¿o me equivoco, mi querido Nexus?
Voz: No, doctor Reiko.
Goku: ¿¿Quién dijo eso??
Unas luces a espaldas del científico-androide se encendieron, revelando a una impresionante supercomputadora de forma cilíndrica.
Dr. Reiko: Les presento a Nexus, mi computador maestro. Fue él quién envió a los Bioman y activó a los cañones-robots mientras yo me recuperaba.
Ten Shin Han: Asombroso.
Dr. Reiko: Más que eso, amigo mio... Nexus posee en sus bancos de memoria todos los datos que yo he recogido sobre ustedes en estos años. Sabe perfectamente todos sus ataques, técnicas, niveles de poder, transformaciones y demás.
Nexus: He analizado atentamente todos sus enfrentamientos con Cell y con Boo y estoy consciente de sus principales puntos débiles. Nunca podrán derrotarme.
Boquiabiertos, los guerreros Z escuchaban fascinados hablar a aquél ser artificial que en apariencia, afirmaba poder vencerlos.
¿Seria así?

lunes, 2 de marzo de 2015

El Regreso de los Androides 03


Capítulo 03
¡SEGUNDA BATALLA! PICCOLO VS. EL DR. REIKO
Derrotado Hanma a manos de Vegeta, todos los guerreros Z se disponían a hacerle frente ahora al Dr. Reiko. Rodeado, el científico criminal no tenia escape posible. Tendría que luchar si o si.
Vegeta: Bueno, viejo asqueroso, ¿qué vas a hacer?
Dr. Reiko: Ustedes no me asustan.
Gohan SS: ¿No? ¿Entonces por que estas sudando?
Vegeta: ¿También suda? Vaya... estos androides si que están bien construidos. No como algunos que yo conozco- esto ultimo, lo dijo mirando de reojo a la rubia A-18.
A-18: ¡Ey!
Piccolo: Déjense de estupideces. Goku, no creo que sea necesario que todos luchemos con este sujeto.
Goku: ¿Ah, no?
Piccolo: No. Creo que con solo uno de nosotros, bastara.
Vegeta: ¡Peeerfecto! ¡Aquí esta el indicado! Permiso, voy a hacer puré de robot...
Piccolo: No dije que fueras tú quien lucharía con él.
Vegeta: ¿Qué? ¿Acaso piensas impedírmelo, cara de lechuga?
Piccolo: Claro que si. Yo voy a hacerme cargo de este...- dichas estas palabras, el namek se saco su capa blanca y se adelanto al grupo- De hecho, recuerdo aquella vez en la que me toco pelear contra su hermano.
Estudiando la confiada sonrisa en el rostro del extraterrestre, el Dr.  Reiko vio decisión en él. A pesar de ello, sabía que su fuerza de combate no era tan grande como para dañarlo. Ya lo había vapuleado antes... podía volverlo a hacer.
Piccolo: ¿Qué dices, anciano? ¿Aguantas un round conmigo o te vuelves al taller?
Dr. Reiko: De acuerdo.
A traición, Reiko inicio su ataque disparando sus eye-beam sobre el namek. De un salto, el guerrero Z los esquivó y se arrojo sobre el anciano, dándole un golpe en la cabeza.
Dolorido (porque podía sentir dolor, a pesar de poseer un cuerpo-robot) el científico retrocedió y decidió dar rienda suelta a todo su arsenal de ataques personales.
Dr. Reiko: ¡¡Kakusan energy dan!!
Otra vez las bolas de energía. Pero esta vez, Piccolo no caería en el mismo error... Las eludió a todas y ni se había cansado al hacerlo.
A una distancia prudencial, el resto de sus compañeros presenciaban la pelea, observando detenidamente cada uno de los movimientos de los contrincantes.
Goku: Veo que Piccolo sigue conservando un envidiable estado físico.
Gohan: (contento) Así es. El Sr. Piccolo a proseguido con su entrenamiento allá arriba, en el palacio de Kamisama.
Vegeta: (aburrido) Bah. Solo esta haciendo el ridículo... No quiere usar su energía y por eso, solo lo ataca con golpes y patadas.
Krilin: Yo no se ustedes, pero realmente, esta pelea es entretenida.
Golpe iba, golpe venia. Tal y como el príncipe de los saiyanes dijo, Piccolo evitaba dar uso de su energía para luchar contra su contrincante, basándose solo en ataque físico.
Dr. Reiko: ¡Vamos, Piccolo! ¡Demuéstrame toda tu fuerza!
Piccolo: No soy tan tonto. No me absorberás nada.
Aquello era demasiado malo para el científico criminal. De esa forma, no le ganaría nunca y se daba cuenta que el plan del namek era hacerlo gastar todo su propio poder. Decidió cambiar sus tácticas y se alejo volando de la zona. Piccolo no tardo en seguirle.
Existían algunas zonas rocosas por allí cerca y esto le dio una idea a Reiko. Bajando en una de ellas, se escondió de la vista del guerrero Z detrás de una gran roca de forma irregular.
Dr. Reiko: Ahora veremos que tan bueno es.
Piccolo estaba en dificultades. No sentir el Ki de un enemigo era lo más negativo que podía haber. Lejos de desanimarlo, esto lo motivo a usar su orejas súper sensibles con el fin de captar algún sonido irregular. Era la única forma que tenia de poder descubrir donde se escondía su oponente.
...Y DONDE EL RESTO DE LOS GUERREROS Z ESTABAN...
Goku: (protegiéndose con la mano del sol) Ya no los veo. Creo que bajaron en aquella zona llena de rocas.
Gohan: Ese maldito científico planea emboscarlo. ¡Tenemos que ir a ayudarlo!
Krilin: Tiene razón.
Goku: No. Déjenlo solo. Piccolo es muy capaz y sabrá como defenderse. Si vamos, solo lo estorbaremos.
Vegeta: Bueno, entonces me voy a echar una siesta. Despiértenme cuando ese marciano se haya muerto...- dijo, y se acostó burlonamente en el suelo, cerrando los ojos e incluso, roncando.
Ten Shin Han: Algunos monos viejos nunca aprenden trucos nuevos.
Vegeta: (levantándose al toque, enojado) ¿Qué dijiste de los monos, idiota? ¿Acaso quieres que te arranque uno de esos tres ojos que tienes?
Goku: ¡Basta, Vegeta! ¡Estas realmente insoportable! ¡Cierra la boca y dedícate a servir para algo!
Todos se quedaron mudos. ¿¿¿Goku increpando a Vegeta??? Como cambiaban las cosas. Como será de insólito aquello, que el mismo príncipe de los saiyanes se quedó sin aliento y solo se limito a sentarse en el suelo, mascullando insultos ininteligibles que por pudor al lector, no se repetirán aquí.
LA ZONA ROCOSA, DONDE PICCOLO SIGUE BUSCANDO AL DR. REIKO, OTRA VEZ...
Todo estaba calmo. Muy calmo. Lo único que los oídos súper sensibles que el namek tenia podían  captar, era el sonido de su corazón, latiendo lentamente.
Piccolo: Se que estas aquí. Que no pueda verte ni sentir tu Ki no quiere decir que no pueda encontrarte.
Un violento ruido de rocas cayéndose a sus espaldas lo hizo volverse, en guardia. Reiko no estaba allí. El sonido lo había provocado un pequeño dinosaurio que se acerco a espiar.
Piccolo: Lo que me faltaba. ¡¡Shuuu!! ¡Vete de aquí!
El dinosaurio chillo y se alejo. Retomando la calma el namek volvió a intentar oír algún sonido que delatara a su contrincante.
Dr. Reiko: (parado detrás de él) Estoy aquí.
Para cuando el guerrero namekiano se había percatado de que aprovechando su distracción su enemigo logro acercársele, era demasiado tarde... Aferrando con sus manos su cuello, el científico intento estrangularlo con todas sus fuerzas. Piccolo sintió que se le iba el aire e intento golpear a su contrincante, pero oh, sorpresa, descubrió que sus fuerzas comenzaban a abandonarlo rápidamente. ¡Le estaban robando la vitalidad! De igual forma que el androide A-20  (el Dr. Gero) en su momento, Reiko poseía la capacidad de no solo tomar la energía de los ataques que le podían hacer, sino que también con solo tocarlos.
Dr. Reiko: ¿Se te acabaron las ganas de pelear, eh? Pobre Piccolo... ya no asusta a nadie.
Dos pequeños sujetos salidos de entre las rocas golpearon bruscamente al Dr. Reiko en la espalda, de modo que tuvo que soltar al namek. Eran Goten y Trunks.
Piccolo: ¿Qué... demonios... hacen aquí?
Goten: ¡Venimos a ayudar!
Trunks: Si. Ustedes, los adultos, se querían quedar con toda la diversión y eso no es justo. Nosotros también queremos luchar contra los enemigos.
Piccolo: ¡Estúpidos! ¡Salgan de aquí ahora!
Dr. Reiko: ¡Double energy ha!
Múltiples rayos energéticos casi dejan a los dos niños recién llegados convertidos en carbón, de no haberlos agarrado Piccolo y literalmente arrastrado lejos de su alcance.
Las explosiones provocadas hicieron que todos los guerreros Z comenzaran realmente a preocuparse por su amigo (Bah, casi todos. A Vegeta no le importaba un comino).
Gohan: Esto no me gusta.
Goku: A mi tampoco. Creo que mejor vamos a investigar... puede que Piccolo si realmente necesite ayuda extra.
Vegeta: ¡Al fin dices algo sensato, Kakarotto! ¡Vamos de una vez allá!
Emprendiendo el vuelo, el grupo no tardo en llegar a la zona de combate. El lugar estaba convertido en un infierno humeante. Piccolo, Goten y Trunks se resguardaban detrás de un conjunto de rocas, esperando que el enemigo cesara de disparar.
Gohan: (desde el aire, con los demás) ¡Ese tonto de Goten! ¡Le dije que se quedara en casa!
Dr. Reiko: ¡Si no salen de donde están, dejare todo el maldito lugar convertido en átomos!
Goten: (en el escondite) ¿Escuchaste eso, Trunks?
Trunks: Sí. Ese viejo creído... ¡Vamos a darle su merecido, Goten!
Goten: ¿Cómo?
Trunks: ¡Con la fusión!
Piccolo: ¡Un momentito! ¡Ustedes dos no van a hacer nada!
Trunks: Pero...
Piccolo: Se van a quedar aquí. De ese sujeto me encargo yo - dijo y salió volando a hacerle frente al villano.
Al verlo, el Dr. Reiko se alegró. Ahora si le daría el golpe de gracia.
Dr. Reiko: Veo que no eres inteligente. Vas a morir primero.
Piccolo: No. Tú te vas a morir.
Dr. Reiko: ¿Qué demonios quieres de...?
Piccolo: ¡¡Bunshin!! (multiplicación)
En un abrir y cerrar de ojos, el namek se dividió en cuatro guerreros exactamente iguales, para desconcierto de su rival. Estas cuatro versiones dobles suyas rodearon al científico y le propinaron una tremenda paliza, siempre a base de golpes de puño y patadas.
Dr. Reiko: (casi sin poder respirar) ¡¡Maldito!!
Los dobles dieron buena cuenta del genio maligno, hiriéndolo por todas partes. Al final, el golpe de gracia se lo dio el Piccolo original, pateándolo en el pecho y arrojándolo contra las duras rocas cercanas.
Gohan: (bajando a tierra) ¡Muy bien hecho, Sr. Piccolo!
Piccolo: (volviendo a ser uno) Fue fácil. Y no tuve que usar ningún rayo.
Vegeta: ¡Suerte de principiantes! Además, ese estúpido todavía sigue con vida...
Efectivamente, el Dr. Reiko todavía estaba vivo. Levantándose trabajosamente, sentía un entumecimiento terrible en todas partes de su cuerpo artificial.
Mediante un rápido chequeo computarizado interno, se dio cuenta de que varias partes cibernéticas principales habían sido seriamente dañadas, bajando su operabilidad de manera evidente. Se seguía peleando, moriría.
Dr. Reiko: Debo volver a mi laboratorio. Necesito repararme... además, ahí si podría acabar con ellos.
Piccolo: ¿Y bien, viejo asqueroso? ¿Te rindes?
Dr. Reiko: Por el momento, este combate se pospone. Pero no crean que han visto lo ultimo de mi- amenazó y huyó volando.
Krilin: ¡Se escapa!
Vegeta: ¡Ah, no! ¡Ese no se va a ir así nomás!- dijo y salió a perseguirlo.
Piccolo: De seguro, ese loco va a ir a su laboratorio. Propongo seguirlo y ver que trama. Si es digno hermano del Dr. Gero, sin duda nada bueno.
Todos estuvieron de acuerdo. Un rato después, el grupo volaba a toda velocidad detrás de Vegeta, atravesando medio planeta.