domingo, 24 de julio de 2016

La verdadera Parte III de los Cazafantasmas


A expensas de la película recientemente estrenada, que en esencia solo es un reinicio de franquicia con equipo femenino, la “Parte III” de la saga de los Cazafantasmas es –como dije en post anteriores– el videojuego que salió en 2009 para PlayStation. Este hecho fue confirmado por el mismísimo Dan Aykroyd (Ray Stantz en las cintas originales), al contar que el guion parte de una adaptación que se hizo del script de lo que iba a ser la mentada “Cazafantasmas 3” en la pantalla grande, si se hubiera hecho –y si el maldito de Bill Murray no se hubiera negado tan rotundamente al proyecto. El único culpable de que no tengamos esa Tercera Parte como se debe, es él–.
Pero, ¿de qué va el argumento del juego?
Básicamente, la acción transcurre en 1991 –poco tiempo después de la segunda película, aunque la secuela no tiene influencia directa en esta historia como sí lo tiene el primer film de 1984–. Hay un despertar de actividad paranormal desmedida en Nueva York y los Cazafantasmas originales –a quienes los actores de las dos primeras películas pusieron sus voces verdaderas– deben hacerse cargo del hecho. A ellos se les une el “Quinto Cazafantasmas”, que no es otro que un personaje que viene a representar al jugador. Prácticamente, ese es el que nosotros controlamos con nuestro Joystick. El quinto miembro del equipo acompaña a los muchachos en su larga campaña de aventura, que los lleva a recorrer escenarios que quienes vimos la peli de 1984 reconoceremos al instante –el Museo de NY, el hotel, etc, etc, etc–. Todo esto mientras se va revelando el misterio que existe detrás de la nueva invasión de apariciones fantasmales en la ciudad… misterio que involucra a Ivo Shandor, el arquitecto del edificio donde el dios Gozer tenía su templo y desde donde planeaba destruir la Tierra.
IVO SHANDOR
Shandor es el enemigo principal de esta historia. Pese a estar muerto, el viejo adorador del dios infernal se las apaña para ponérsela difícil a los muchachos junto a sus esbirros espectrales, hasta que al final, se presenta ante ellos posesionándose del cuerpo del Alcalde de Nueva York –algo así como hizo Rowan en la nueva película de 2016 con el idiota insufrible de Kevin, pero con más onda– y entonces se produce un enfrentamiento EPICO. A continuación, les ofrezco el video de ese enfrentamiento –el final del juego– para que puedan ver lo espectacular que podría haber sido de haberse llevado esta trama a la pantalla grande en live-action:
Lo dicho: IMPRESIONANTE.
Gracias Bill Murray por cagarse en todos. Si hay un único culpable –lo repito– de que esto no pudiera haberse llevado a la pantalla grande, es él.
Si tienen oportunidad de jugar con –valga la redundancia– el juego, no lo duden. No tiene desperdicio. Un homenaje más digno y mejor elaborado para los fans que el reinicio de franquicia que hace poco pudimos ver en nuestro cines.
Saludos a todos.

viernes, 22 de julio de 2016

Las Cazafantasmas (Mi opinión)


ADVERTENCIA: Post lleno de Spoilers. Si no has visto la película y no quieres saber nada, no sigas leyendo.
Bueno… finalmente vi la nueva película de los Cazafantasmas. O mejor dicho, LAS Cazafantasmas, ya que en este reinicio las protagonistas son un equipo de cuatro mujeres. Dirigido por Paul Feig y con guion de Kate  Dippold, este film está protagonizado por Melissa McCarthy, Kristen Wiig, Kate McKinnon y Leslie Jones, respectivamente. Después de todas las controversias, después de toda la polémica, la película me ha sorprendido por varios motivos que paso a detallar a continuación…
A ver… ¿Cómo lo digo? Creo que siendo como siempre, franco y directo con todos ustedes. La película no es mala… pero tampoco resulta buena. Regular es la palabra que yo utilizaría. Resulta que (pese a todo) no es el fracaso estrepitoso que todos temían –y temíamos–. Por momentos (algunos), funciona. Pero claro, como dije antes, es un film regular.
Básicamente, hay un esquema que esta calcado del film original de 1984: un equipo de cuatro científicos (científicas, en este caso), quienes investigando fenómenos paranormales y apariciones fantasmagóricas, acaban convirtiéndose en unos modernos exorcistas, expertos en la materia. Pertrechados con un montón de “gadgets” tecnológicos, el equipo se dedica a cazar espíritus malévolos y de paso, como quien no quiere la cosa, salvar al mundo de una gran amenaza.
El esquema –el esqueleto– argumental es el mismo del film de 1984. O casi. Hay muchos cambios. Hay muchas libertades que el director y la guionista se tomaron. Y hay algunos cuantos problemas. Como el villano Rowan, que NO funciona. Un pobre, ñoño, tonto y patético sujeto que, con sus aparatos tecnológicos se dedica a despertar fantasmas en Nueva York para, posteriormente, suicidarse de la forma más boba y acabar él mismo convertido en el fantasma más PATETICO que he visto hasta ahora.
En serio. Uno de los fallos ENORMES en este reinicio de 2016 es el villano. Prácticamente, DA PENA.
(Extrañé muchísimo a Gozer… con decir que hasta el fantasma de Viggo de la secuela de 1989 daba más miedo, digo todo).
Luego, está el tema de los chistes. Funcionan algunos gags, otros son olvidables. La química entre las chicas es muy buena, las actuaciones de todas están muy bien, en su medida. Para mi gusto, Melissa McCarthy tiene demasiado protagonismo –excesivo– pero tampoco es un desastre. Kristen Wiig se ve correcta –y por momentos, algo sexy en su acartonado personaje de profesora universitaria, hum–. Leslie Jones está bien y contrario a lo que se temía, no es tan escandalosa ni gritona –la pobra la está pasando mal en estas últimas horas. De hecho, sufrió un cyber-acoso tan terrible por parte de cientos de haters, que acabó cerrando su cuenta de Twitter– y Kate McKinnon… quiero detenerme un momento en esta actriz, quien interpreta a la científica e ingeniera Jillian Holtzmann.
Kate McKinnon… ¡QUE PEDAZO DE MUJER! Lo siento, pero me declaro fan incondicional de McKinnon. No solo es una chica de armas tomar –en este caso, armas de protones, pero armas al fin– sino que literalmente, SE ROBA TODA LA PELICULA. De las cuatro, la más sobresaliente es ella. Su personaje destila genialidad y locura a dosis iguales y si bien hay algo de sobreactuación… ¡Es imposible no quererla!
Ok, ok. Lo admito. Me pone a mil todo ese rollo de científica loca en plan chica-patea-traseros. Y lo vuelvo a repetir (lo dije en un post anterior, por eso), que no me importa que la actriz sea, en la vida real, lesbiana. ¿Sueno muy baboso o incorrecto si digo que, aunque a la chica en cuestión no le gusten los chicos, a mí ME GUSTE? Creo que, en los tiempos modernos que corren, no. Kate es FABULOSA y punto, y su Jillian Holtzmann es, encantadoramente trastornada.
Volviendo a la película en cuestión… pues lo dicho, que no es el desastre que todos temíamos, pero tampoco es excelente. Es regular. Y hay cosas que chirrían bastante (aparte del villano). Como el personaje de Chris Hemsworth, que me dio VERGÜENZA AJENA. Enserio, ¿¿Cómo acabó el genial actor de Thor encarnando a un personaje tan imbécil, tan idiota e inservible como este?? O los cameos del elenco de los Cazafantasmas originales. Bill Murray dio asco como el investigador encargado de desmitificar supuestos fenómenos paranormales –el solo hecho de ver a este tipo en pantalla, culpable único de que nunca pudiéramos tener una Parte III como debería haber sido, me dio bronca–, Dan Aykroyd, como un simple taxista que se niega a llevar a una de las protagonistas mientras se desata el caos sobrenatural en Manhattan, me dio PENA y ni hablemos de Sigourney Weaver como la “mentora” científica de Holtzmann. El único que sale bien parado en los cameos es Ernie Hudson –lo pusieron de pariente del personaje de Leslie Jones–. ¿La verdad? Si para eso llamaron a estos actores, se hubieran quedado en el geriátrico criando malvas. De veras, dieron pena.
Hum… Hay un montón de muchas otras cosas de las que debería hablar… cosas que siguen contribuyendo a que la peli sea regular, como el hecho de que en toda la cinta, las chicas solo cazan UN fantasma… si es que se le puede llamar “fantasma” a algo que a todas luces y se ve como un demonio clásico. No me malentiendan; ellas luchan épicamente contra una horda de espectros de toda calaña en la Quinta Avenida en el clímax de la película, pero se dedican a dispararles con sus rayos a mansalva a todos los espíritus, simplemente quitándoselos de encima o destruyéndolos. La idea de la Unidad Contenedora –el aparato donde los Cazafantasmas colocaban a los fantasmas que capturaban– solo aparece al final y si bien se ve como una Unidad Contenedora más moderna y mejor lograda que el Contenedor que tenían en 1984, el argumento falla en ese sentido –suena idiota, pero los Cazafantasmas cazan fantasmas, es decir, los atrapan y posteriormente los encierran en un aparato de contención. Ese concepto absolutamente aceptado por todos los fans, no es respetado aquí–.
En fin… que se me volvió larga la opinión & critica. Creo que la voy cortando aquí.
La película –vuelvo a decirlo– no es mala, pero tampoco es buena. Dicen que Sony ya encargó la secuela. Y de hecho, hay una escena de post-crédito que incluye la mención del demonio Zuul, entidad infernal sirviente de Gozer. Muchos dicen que la Parte II traerá de regreso al dios-demonio sumerio de la destrucción. En lo personal, opino que esa escena es meramente un caza-bobos con toda la regla. No habría que darle más trascendencia que la que las mismas Cazafantasmas le dan en la cinta –cuando escuchan el nombre, se encogen de hombros y siguen con lo suyo–.
RESUMIENDO
Un reinicio dispar. Esta película podría haber sido de otra manera. La Parte III de la franquicia original que todos los fans esperábamos no está aquí, y no nos sirve de consuelo que las chicas acaben con la misma estación de bomberos como cuartel general de sus actividades. Es una película que si bien no es mala, tampoco es buena.
Podría haber sido otra cosa.
Saludos a todos.
PD: Pegajoso (Moquete, en España. Slimer, en el original en inglés) también aparece en la cinta. Otra parte olvidable. Lo único que se limita a hacer este fantasma es a robarle el coche a las chicas y poco más. Otro cameo innecesario, aunque este sea en CGI.
PD2: La banda sonora, otro punto en contra. El tema original de Ray Parker Jr. sale solamente al inicio de la película, arrancándonos algunas lagrimas a los fans más nostálgicos, para posteriormente volver a aparecer… en una versión cover de los más HORROROSA. Para el espanto y el olvido. 

jueves, 21 de julio de 2016

El Hombre ya está aquí


A continuación, quiero compartir con ustedes un video musical de YouTube. El cantante es el conocido y legendario Johnny Cash y el tema se titula “When The Man Comes Around” (Cuando El Hombre Venga Por Aquí). Este tema muchos de ustedes seguramente lo conocerán como cortina musical al inicio de la película de 2004 “Amanecer de los Muertos”, la remake de Zack Snyder del clásico de zombies de George Romero. Lejos de lo esperado, la letra es de absoluto corte bíblico / apocalíptico y los muertos vivientes no tienen nada que ver, sino que el cantante está haciendo en la canción alusión al temido Anticristo, El Hombre que vendrá por aquí, quien en mi humilde opinión, ya está aquí y tiene nombre y apellido: DONALD TRUMP. Pero vamos con el video musical y luego una traducción de la letra para que el que no sepa inglés entienda más o menos lo que el gran Johnny Cash nos está diciendo:

Y ahora, la letra traducida:

“Y escuche, como venía, el sonido del trueno:
Una de las cuatro bestias me dijo "Ven a ver". Y lo hice.
Y contemplé, un caballo blanco.” 

Hay un hombre caminando por ahí tomando nombres.
Y él decide a quien liberar y a quien culpar
No a todos se les tratara igual.
Habrá una escalera dorada hacia abajo.
Cuando el hombre venga por aquí. 

Los pelos de tu brazo se erizaran.
Al terror en cada trago y en cada sorbo.
Para que participes de esta última copa ofrecida.
O desaparecen en el suelo del alfarero.
Cuando el hombre venga por aquí. 

Escucha las trompetas, escucha los gaiteros.
Cien millones de ángeles cantando.
Multitudes marchan al gran timbal.
Voces llamando, voces llorando.
Algunos nacen y otros están muriendo.
Es el Reino del alpha y omega. 

Y el remolino está en el árbol de espinas.
Las vírgenes están recortando sus mechas
El remolino está en el árbol de espinas.
Es difícil para ti patear contra de los aguijones. 

Hasta el Armagedón, no hay paz contigo, no hay paz.
Luego, el gallo llamará a sus pollos a casa.
El hombre sabio se inclinará ante la lanzada.
Y a sus pies que le echan sus coronas de oro.
Cuando el hombre venga por aquí. 

Quien es injusto, sea injusto todavía.
Quien es justo, practique la justicia todavía.
Quien es inmundo, sea inmundo todavía.
Escuchen las palabras de largo por escrito
Cuando el hombre venga por aquí. 

Escucha las trompetas, escucha los gaiteros.
Cien millones de ángeles cantando.
Multitudes marchan al gran timbal.
Voces llamando, voces llorando.
Algunos nacen y otros están muriendo.
Es el Reino de alpha y omega. 

Y el remolino está en el árbol de espinas.
Las vírgenes están recortando sus mechas
El remolino está en el árbol de espinas.
Es difícil para ti patear en contra de los aguijones. 

En la medida quintal y la libra centavo.
Cuando el hombre venga por aquí. 

“Y oí una voz en medio de las cuatro bestias,
Y miré, y he aquí: un caballo pálido.
Y su nombre, de quien estaba sentado sobre él, era Muerte.
Y el Infierno le seguía”.

Como decía más arriba, la letra de la canción alude totalmente a la ominosa figura del Anticristo, El Hombre que –lo repito– para mí ya está aquí y ayer fue confirmado oficialmente como candidato a Presidente de los Estados Unidos por el Partido Republicano. El destino y, principalmente Dios, decidirán si esta Bestia consigue su objetivo al sentarse en el sillón (trono) de la Casa Blanca. Sientanse libres de creer en la realidad de este hecho o no. Lo cierto es que, para mí, El Hombre ESTA AQUÍ.
Saludos a todos.

lunes, 18 de julio de 2016

Tortugas Ninja: Las últimas temporadas


Ya todos saben que yo soy un gran fan de las Tortugas Ninja. Como muchos, las conocí gracias a la caricatura de los 80’s y 90’s. De hecho, en Argentina, las Tortugas desembarcaron con ese dibujo animado en el año 1991. Lo pasaba canal 13 a las 18 horas, así que mis recuerdos más vividos de esa época eran llegar del cole cerca de las cinco y media y a las seis en punto de la tarde, sentarme a ver a las Tortugas. Estos cuatro simpáticos quelonios fueron los reyes indiscutidos de la pantalla chica durante todo ese tiempo y en Argentina llegamos a ver las tres o cuatro primera temporadas de una caricatura que duró en USA diez consecutivas.
1992 llegó y en nuestro país las TMNT pasaron rápidamente de moda. Fueron reemplazadas por los Cazafantasmas, en el mismo horario, para ser exactos. Pero esa es otra historia…
Volviendo a las Tortugas, como decía más arriba, la serie duró diez temporadas y en Argentina solo vimos las tres o cuatro primeras. Actualmente, gracias a la ciber-magia del internet y del YouTube, me encuentro vislumbrando las que faltaron ser emitidas en el aire en nuestro país y quiero en este post concentrarme especialmente en las última temporadas, emitidas en USA en los años 1994, 1995 y 1996.
Estas temporadas fueron conocidas como “la de los cielos rojos” ya que efectivamente –sumado al cambio de estilo de dibujo– toda la acción transcurre en una Nueva York crepuscular. Vemos en todo momento a nuestros héroes actuando bajo el manto de un cielo rojo sangre digno de “Crisis en Tierras Infinitas”. ¿A qué se debe semejante cambio tan drástico? No creo que lo hayan explicado nunca. Por momentos, parece que las Tortugas pasaran a moverse exclusivamente de noche, pero es imposible decir cuando es de día y cuando es de noche ya que el crepúsculo que envuelve ese mundo en la temporada 8 pareciera eterno.
¿Hipótesis? Creo que debe haber sido un intento de los dibujantes y creadores de la serie por imprimir un toque distinto, ya que hasta el estilo con el que las Tortugas están dibujadas es otro, bastante lejano al caricaturesco de antaño y más adulto.
Las Tortugas, con un aspecto más adulto y menos caricaturesco
A parte de los cielos color carmesí, lo que hace llamativa a estas últimas temporadas es la variedad de villanos. En sí, las Tortugas tuvieron unos cuantos villanos más o menos memorables durante los siete años anteriores, pero los principales siempre fueron Destructor y Krang. Aquí, ambos son absolutamente desplazados primero a favor de un grupo de mutantes liderados por un ser venido del futuro (Titanus, creo que se llamaba) y luego por Lord Dregg, una especie de alienígena con aspecto de vampiro, bastante atemorizante. De hecho, es Dregg el “Big Bad” hasta el término de la serie.
Lord Dregg, el villano
¿Qué que sucedió con el dúo malévolo por excelencia? Pues esto: ambos (Krang y Destructor) acaban atrapados definitivamente en la Dimensión X, con su Tecnodromo dañado y ya no volvemos a saber de ellos. Una pena.
Ultimo vistazo del Tecnodromo intacto, en la Dimensión X
¿Qué si estoy disfrutando con el vislumbre de estas últimas temporadas? Sí y no. Ya no está la magia que tenía cuando veía esta serie, así que es ver algo solo por pura nostalgia y por saber cómo terminó, nada más. En 1991, yo era un pre-adolescente. Iba a Sexto Grado, cuando eso significaba algo para el viejo sistema escolar primario. Se publicaban los comics de las TMNT de la Archie y de hecho, fueron estas las primeras historietas que coleccioné en mi vida –todavía las tengo. De tanto en tanto, las miro con cariño–. El contexto histórico, social y familiar era otro.
Estamos en 2016. Tengo 37 años. No es lo mismo. Pero ver cómo acababan las aventuras de mis ídolos de la infancia era algo que tenía pendiente. Hoy, gracias al YouTube, puedo hacerlo.
Saludos a todos.
PD: Otro dato llamativo de estas últimas temporadas. ¿Recuerdan que April O’Neil trabajaba para el canal 6 de noticias? El canal 6 era un bonito edificio que parecía estar ubicado en la Quinta Avenida –no creo que en la serie dijeran la ubicación exacta, pero conociendo algo de la disposición del Nueva York real y el estilo de rascacielos dibujado, puedo decir que para mí, el canal 6 estaba en la Quinta Avenida–. Bien. En estas últimas temporadas, Destructor acaba volando el lugar por los aires con explosivos. Por supuesto, April y sus compañeros salvan sus vidas gracias a las Tortugas y Splinter, pero lo tragicómico del caso es que el emblemático edificio es destruido y a partir de ese momento, el canal 6 comienza a emitir desde unas oficinas “rasca” que bien parecen un depósito para almacenar cosas. El dueño del canal –el jefe de April– reconoce la mala situación económica en la que quedan después de ese duro golpe e inexplicablemente, les echa la culpa a las Tortugas por haber perdido el viejo edificio. Durante la octava temporada, las TMNT tienen –entre otras cosas– que limpiar su buen nombre y sacarse de encima la campaña de desprestigio a la que este tipo y su mermada cadena de noticias las somete.
PD 2: Respecto a la misma April O’Neil, su estilo de dibujo también cambia en estas temporadas. Ya no utiliza su overol amarillo de cuerpo entero y pasa a usar una chaqueta de cuero marrón sobre unos pantalones que sí, son amarillos. Hay otro rasgo distinto en ella y son sus ojos celestes. No recuerdo que antes los tuviera ni que se hiciera énfasis en ellos. Pues eso. Ah, y también tiene un coche deportivo rojo con teléfono celular y todo –un celular típico de 1994. Ya saben cómo eran esos trastos… grandes e incomodos, je–.

domingo, 17 de julio de 2016

Las Cazafantasmas en el ojo de la tormenta


Antes que nada, no, todavía no he visto la nueva película, por lo que aclaro por enésima vez que mi parecer al respecto –de manera objetiva y concisa– lo van a tener en cuanto pueda ir al cine y verla. De momento, lo que genera este post son los crecientes rumores y opiniones dispares de personas que sí ya la han visto y que, en sus críticas, no se ponen de acuerdo.
¿Estamos ante una película buena o mala?
Pues la respuesta es… depende de a quien de entre todos los que fueron a verla le preguntes.
Para algunos, la cinta es un despropósito, mientras que para otros, se salva por algunas de las actuaciones de las damas protagonistas. En lo que todos coinciden es que la historia si bien hace muchos homenajes a la primera cinta de 1984, es una cosa totalmente nueva y por ende, ajena aquella otra. Y también coinciden en que entre los puntos flojos que tiene el film, está el villano
No me han spoileado, pese a que supliqué que lo hicieran. Soy de las personas que rara vez se enojan si le spoilean algo… aunque claro, depende. De hecho, yo mismo me ocupo de averiguar qué viene en tal y cual película de antemano. Eso no quita que después no vaya a verla al cine… que si la cinta lo amerita, igual lo hago.
Así que respecto al villano de las Cazafantasmas, sólo me dijeron que era algo PATETICO y que pasaría al olvido pronto. Y también me aclararon que NO era Gozer ni ningún dios antiguo que –como en la original– pretendía volver a la Tierra en épocas actuales. Ante mi persistente insistencia, me dijeron tan solo que la causa de las apariciones tenia fuente en el accionar de un humano. Una persona resentida con las Cazafantasmas por motivos que solo si veía la película, iba a descubrir.
A mí, lo que me gustó de la peli de 1984, más allá de la química entre el equipo original y los chistes, era el villano, la amenaza sobrenatural de fondo cuya venida propiciaba la manifestación de todos esos fantasmas que los Cazafantasmas tenían que –justamente– cazar. Gozer era una entidad terrible y maravillosa, un desafío bastante digno para el equipo. Pienso que uno de los motivos de que la secuela de 1989 no fuera tan rentable fue la ausencia de ese tipo de villano. El fantasma de Viggo no dejaba de ser un emulo espectral del Drácula de Bram Stoker –si hasta tenía su “Renfield” y todo–. El éxito del videojuego para PlayStation de 2009 no solo fue por obra y gracia de unos buenos gráficos y contar con el cast vocal de los actores de la peli original, sino por aprovechar la mitología tan rica y misteriosa en torno a Gozer. El villano del videogame era Ivo Shandor, quien tomaba relevo de la deidad malévola asumiendo sus poderes y su rol de Destructor de mundos. Para aquellos que no lo recuerden, Shandor salía mencionado en la película de 1984 como el constructor del edificio donde Gozer tenía su templo y donde se abría la puerta hacia su dimensión…
Volviendo a la cinta de las Cazafantasmas de este año (2016), me han dicho que el antagonista no tiene nada que ver con Gozer ni su mitología y que únicamente en una curiosa –y pobre– escena post-crédito se mencionaría algo relacionado a él que podría dar pie a una secuela… hipotética Parte II que solo vendrá si este film tiene éxito y recauda bien.
Yo, vuelvo a repetirlo, hasta no verla solo toco de oído. En cuanto pueda, iré al cine y a ver qué tal. Ya de por sí una de las chicas me gusta muchísimo. Kate McKinnon se llama la actriz y es la que interpreta a la rubia con el peinado a lo Egon Spengler de la serie animada de los 80's. Debo decir que estoy totalmente colgado por la chica. O que, como dirían nuestros amigos españoles, “me mola”. Lo siento… quizás es un rollo frikie lo mío, pero el look de científica loca en plan chica-mala-patea-traseros me pone a mil, jejeje.
"Hey. Hola, guapo"
¿Qué McKinnon en la vida real es gay? ¿Y eso que importa? ¡En los tiempos que corren, importa muy poco! Esta buenorra y punto (al menos, para mí está buenorra).
Así que nada. Voy a intentar ver la película y ya podre contarles mi parecer de una manera más satisfactoria. Nos vemos luego, entonces. :P
Saludos a todos!
PD: Acabo de leer el comentario de mi amigo Franco en este mismo blog en una entrada anterior. Parece que él ya la fue a ver y no le gustó. No te preocupes, Frank, que no me enojo de tu opinión. Todo lo contrario. ¡Es absolutamente valiosa! Sigue pintándome un panorama que temo sea desolador para esta película. Pero tengo que verla. Como fan de los Cazafantasmas, tengo que verla para decir algo más conciso y así evitar que luego venga a alguien a calificarme de prejuicioso por tal y cual motivo… :P