jueves, 30 de junio de 2016

La Última y la Primera Humanidad, de Olaf Stapledon


Conocida como `la Biblia de la ciencia ficción`, ésta es una extraordinaria recreación de los próximos 2.000 millones de años y los dieciocho futuros estadios de la humanidad. De ese modo, leeremos cómo la Primera Humanidad arrasa la Tierra por una reacción nuclear incontrolada, la Segunda Humanidad es invadida por unos marcianos en forma de nube y la Tercera construye la Cuarta Humanidad, que son enormes cerebros inmóviles..., y así sucesivamente, hasta llegar a la Decimoctava, la Última Humanidad, que habita el planeta Neptuno, desde donde se nos narra esta historia utópica de nuestro devenir.
MI OPINION SOBRE ESTA NOVELA
Hay novelas realmente épicas. Esta es una de ellas, sin lugar a dudas. Y más teniendo en cuenta de que fue escrita originalmente en 1930. Su autor, Olaf Stapledon, se la ha jugado y muy bien en sus predicciones de futurología ficticia con este libro, donde se nos presente una autentica epopeya de la humanidad a través de las edades del porvenir.
La premisa argumental es bien ingeniosa: una mente telepática perteneciente a un ser de la Ultima Humanidad se contacta con un escritor de mediados del siglo XX para narrarle la historia que le deparará al hombre en su largo camino a la evolución. Y así, la historia comienza con el futuro inmediato al del autor, un futuro que por muchas razones se ha convertido en un pasado alternativo para nosotros, dado que los eventos predichos por Stapledon no sucedieron así… de modo que el lector actual de esta obra deberá abordarla como la historia de una línea temporal alternativa, más que nada.
El “punto jonbar” o de divergencia con nuestra línea temporal se sucede en la no existencia de Hitler y el Nazismo. No podemos achacar esto a un error deliberado del autor, puesto que cuando escribió esta novela (1930) este horror –y el horror de la Segunda Guerra Mundial– estaba por venir y era todavía desconocido. Así que el autor arranca desde lo que sabe, desde el mundo que era su mundo cuando concibió el libro. Así, en esta “alternatividad”, Hitler no existió y no hubo una Segunda Guerra Mundial.
En el futuro inmediato, lo que sí hay –según el universo temporal ficticio postulado en este libro– son varias guerras entre países, que si bien no llegan a escala global, son bastante fuertes. Hay un conflicto entre Inglaterra y Francia que deja a ambos países arrasados y lo mismo sucede con otro acaecido entre Rusia y Alemania. El autor se decanta por el no uso masivo de las armas atómicas y sí por el de las químicas y bactereologicas, considerando ambas como las “verdaderas armas del futuro”. Luego de estos dos conflictos, la Primera Humanidad –nosotros, básicamente. O nuestros descendientes– avanza hacia una polarización de los hemisferios occidental y oriental. Norteamérica y China se convierten en dos mega-potencias y más tarde, ambas acaban fusionándose en un Estado Mundial Único, un gobierno planetario donde una gran civilización emerge. Ciencia y religión también se unen y se crea una suerte de utopía, en donde no existe el delito, las enfermedades son abolidas y la expectativa de vida es más larga que la nuestra, entre otras maravillas.
Lamentablemente, esto no dura y ese es el motor impulsor de toda esta novela. Las sucesivas ascensiones y caídas de la humanidad a lo largo de periodos de millones y millones de años de evolución.
Seria tedioso y extenso contar todas las historias de todas las humanidades que aparecen en este libro. De hecho, el autor ha hecho un trabajo titánico en describírnoslas con todo lujo de detalles y pormenores. Hay de todo un poco, la verdad; humanidades que tienen que empezar de cero, otras que sufren invasiones alienígenas, otras compuestas por puros cerebros vivientes, otras que son genéticamente modificadas, etc, etc. La novela es un largo, larguísimo recorrido evolutivo de millones de años, hasta “el final”, con una especie altamente evolucionada poseedora de poderes telepáticos y capaz de comunicarse mentalmente con el pasado… y transmitir esta historia.
Creo honestamente que esta no es una novela fácil de abordar por el lector común ni por aquel que busca una historia de CF (Ciencia-Ficción) ligera y pasatista. Por el contrario, es una profunda reflexión sobre el tiempo, el espacio y nosotros, los humanos, como especie. Y sobre la evolución. Sobre lo que podríamos llegar a ser –podríamos llegar a convertirnos– si se dieran estos pasos.
Es un libro altamente recomendable, pero –lo repito– no es de fácil digestión. Es largo y te tienes que hacer de tiempo para leerlo. Y, créanme, lo merece. Es una de esas novelas que, sin duda, merecen pasar a la historia como clásicos del género.
Saludos a todos.
PD: Utilizo la portada del libro en inglés ya que no me gustaba la ilustración del libro que hay en español, pero sí, esta novela está totalmente traducida a nuestro idioma y es fácil de encontrar. Al menos, en su versión online. 

martes, 28 de junio de 2016

Justice League # 52: ¡Luthor, el nuevo Superman!


Este “renacimiento” de DC Comics nos ha traído historias bien dispares. Las hay decididamente buenas a las decididamente flojas. Si descontamos que el “renacimiento” no es tal en el sentido de que el universo de ficción sigue siendo el de los New 52 –aunque ya no se lo diga–, las historias relacionadas con Superman y su entorno han mejorado bastante. Ya todo mundo sabe que el Superman pre-Flashpoint se ha hecho cargo del manto dejado por su contrapartida moderna –muerta en una aventura anterior–. Pero sucede que no es el único que ha decidido tomar el lugar del Hombre de Acero de este universo… hay otro personaje interesado en hacerlo y para ello cuenta con todo lo que hace falta: inteligencia, una súper-armadura de tecnología avanzada y el conocimiento extraterrestre de Apokolips.
Sí, Lex Luthor también quiere ser Superman. O mejor dicho, suplantarlo.
En “Action Comics” estamos viendo como Lex y el Superman clásico tienen un choque de titanes por este asuntito. En esta historia de la Liga, vemos cómo Luthor regresa a la Tierra desde Apokolips y asume el manto. Cronológicamente, está ubicada antes que la otra.
¿Qué puedo decir? Que los dibujos son geniales, que el guion de Dan Jurgens es muy jugoso –convertir a Lex en un héroe… a su manera, claro– y a la vez, homenajear a la saga de “El Reinado de los Superhombres” y en concreto, al personaje de Steel, quien era –en ese entonces– el que portaba una armadura e intentaba por su cuenta suplantar a Superman.
Aunque tengo algunas dudas… dudas sobre si Luthor es sincero al querer ayudar a sus semejantes o es una simple y mera demostración de poder. Lex solía ser un villano, hasta que en esta nueva etapa alguien decidió que quedaría mejor intentando ser héroe. Lo bueno es que el personaje no parece haber perdido su esencia, pero por momentos tengo ciertas dudas. ¿Y si Luthor simplemente nos está engañando a todos y a la final, su oscuridad triunfa por sobre ese brillo luminoso que parece estar mostrando?
Como fuere, tengo que admitir que la historia me tiene atrapado.
Lo triste del caso: sin querer queriendo, están convirtiendo a Luthor en un emulo –por momentos– de Tony Stark de la Marvel. Por el tema de la armadura de combate, digo. Y por el tema de que ambos son millonarios. Por supuesto, Tony es un héroe de verdad como Ironman y Lex… bueno, Lex es Lex. Pero en este juego de comparaciones odiosas, Luthor ahora parece un emulo de Ironman...
Por lo pronto, voy a seguir leyendo esta historia. Todavía queda por saber qué se trae entre manos Ozymandias –si, el mismo de “Watchmen”– al hacer pelear a Luthor contra el Superman clásico, mientras Doomsday anda suelto por la ciudad.
Saludos a todos.

domingo, 26 de junio de 2016

God is Dead, de Jonathan Hickman y Mike Costa


¡Como un rayo del cielo, el épico lanzamiento de GOD IS DEAD ya está aquí! Del autor de The Manhattan Projects, Avengers, FF y Fantastic Four "JONATHAN HICKMAN" lanza una nueva serie que pisa fuerte donde otros temen pisar. La humanidad se ha discutido sobre la existencia de los dioses desde los albores del tiempo. En épocas modernas ha pasado de moda burlarse de los creyentes religiosos con burlas de testimonios científicos y los hechos. Pero cuando los dioses de la antigüedad comienzan a aparecer en la tierra y reclamar el dominio del hombre por su propia cuenta, el mundo se ve inmerso en un estado de total anarquía. Ahora Horus camina por las calles de Egipto, Zeus se ha hecho cargo de la Capilla Sixtina, y Odín es la coordinación de la disección de la tierra entre las deidades. La humanidad dominó el mundo durante miles de años, y su arrogancia durante ese tiempo ha hecho poderoso, pero cuando se enfrentan con lo divino, ¿las armas mortales pueden poner fin a la segunda venida de los dioses?
MI OPINION SOBRE ESTE COMIC
Llegué a este comic por recomendación, más que nada. Se me advirtió de que algunas cositas en él podrían herir mi sensibilidad, como creyente cristiano que soy. Desgraciadamente, no soy de los que se amilanan así nomas. Muchas veces, por esa forma mía de vivir, me he dado de golpazos tremendos –literales y figurados–. En otras ocasiones, me he topado con ciertas sorpresas inesperadas. Este comic es una de ellas.
Bueno, al menos, debo aclarar que llevo leyendo los dos primeros números de lo que empezó siendo una mini-serie de seis y que acabó en serie regular que va por el veinti-pico de su colección. Si continuaré leyendo todos los que siguen después de los seis que componen el arco inicial, eso depende de mi parecer al respecto mientras lo vaya abordando. Hasta el momento el saldo es… POSITIVO.
“God is Dead” (horrible frase, sin duda, acuñada por el filosofo Nietzsche en su momento) nos sitúa en un mundo actual que, súbitamente recibe la invasión de los antiguos dioses. Sí, las viejas deidades greco-romanas, egipcias, hindúes, etc, han regresado para reclamar en persona lo que antes era suyo. Y no se andan con chiquitas. No vienen de visita trayendo mensajes de paz y de amor. El suyo es un mensaje de destrucción y muerte.
Inevitablemente, el mundo cambia no solo cuando la existencia de los antiguos dioses queda archi-comprobada, sino que también lo hace cuando estos quieren reimponer sus viejos métodos de adoración, métodos en muchos casos cargados de ritos sensuales y sangrientos. No es extraño, ya que buceando en las antiguas costumbres, en nuestro mundo real se intentaba aplacar la ira de cual o tal dios con sacrificios terribles en muchos casos o con repugnantes orgias.
Pues bien, los dioses quieren que esto vuelva a ser como en esas épocas de politeísmo absoluto. Este comic trata sobre cómo la civilización como la conocemos debe adaptarse a este nuevo sistema de cosas o morir. No hay términos medios en este tema.
Resurgen los antiguos ritos. Renacen los viejos cultos. Las religiones más ancianas se revitalizan. El monoteísmo deja de existir relativamente rápido –demasiado, para mi gusto, pero es eso o morir destruido por el rayo de Zeus, según parece– y el mundo deja de pertenecer a los seres humanos, volviendo a manos de quienes lo crearon.
Una imagen impresionante que hasta ahora he visto es la del inicio de esta historia, protagonizada por el mismo Zeus. El patriarca del panteón griego entra en la Basílica de San Pedro, en el Vaticano, y luego de contemplar el sitio lo desdeña con amargura y procede a proclamar que las cosas van a cambiar. Acto seguido, se sienta en la Silla de Pedro y convoca el rayo –símbolo de su poder por excelencia–. Una imagen impresionante, sin duda.
¿Y el Papa? El autor ha tenido el buen tino de no mostrar en escena su muerte –la cual, es casi segura… a no ser que ahora sea el Sumo Sacerdote del culto de Zeus, pero no lo creo–. Por un momento creí que vería una masacre al mejor estilo “The Preacher”… argh. Gracias a Dios –que ironía– el autor y el dibujante se decantaron por esa ilustración que en sí misma quiere decir mucho.
EN SINTESIS:
Voy a seguir leyendo el comic y al termino del arco argumental inicial, veré si continuo o no. Por lo pronto, es una historia atrapante que me recuerda mucho al “American Gods” de Neil Gaiman.
Saludos a todos!  

viernes, 24 de junio de 2016

La Bestia está en camino…


…Y como la foto de más arriba muestra, NO es Damien Thorn, sino Donald Trump –aunque curiosamente, ambos compartan las mismas iniciales en sus nombres, D T–. Este tema ya lo he comentado en un post anterior y no estuvo exento de polémica, con cierta gente apareciéndose por aquí y acusándome poco menos que de “promotor de un movimiento anti-yanqui”. ¡Como si nadie quemara banderas norteamericanas por todo el mundo y todos estuvieran de acuerdo en las políticas de bombardear países del Medio Oriente bajo falsas acusaciones de terrorismo, una mera excusa para robar tierras, petróleo y demostrar poder!
Pssss.
Pues bien, pese a eso y mientras pueda hacerlo, voy a insistir con el tema. Con mi teoría, una teoría que día a día se acerca a su culmine realidad, que no es otra que la verdadera identidad del temible Anticristo.
Por si no leyeron el post en cuestión, un rápido resumen: según mis estudios bíblicos y mis propias investigaciones sobre el tema, puedo AFIRMAR que la tan temida Bestia del Libro de las Revelaciones son los Estados Unidos de Norteamérica. Es decir, que se trata de UN GOBIERNO y NO de un ser personal –aunque finalmente, esta Bestia acabará teniendo una cara humana como representación en el infame Donald Trump, si es que Hillary Clinton no lo detiene en las próximas elecciones en noviembre–.
Pues eso. Viendo el panorama global actual, puedo asegurarles que el momento de esta Bestia se acerca cada vez más. Hoy, Inglaterra abandonó por votación popular a la Unión Europea y las bolsas del mundo literalmente se desplomaron. Los economistas prevén gracias a esta acción inesperada un “efecto domino” que acabará finalmente beneficiando las políticas de… ¿adivinen a quién? Sí, el Sr. Donald Trump, futuro Presidente de los Estados Unidos si –lo repito– Hillary Clinton no lo detiene.
Seria tedioso entrar en detalles de política y economía internacional. No es la intención. La intención del presente pequeño post es REAFIRMAR mi posición de que la Bestia del Apocalipsis es el GOBIERNO de los Estados Unidos –que quede claro, EL GOBIERNO, NO LA GENTE– y que con la (bien posible y futura) consagración del empresario devenido en político Donald Trump –tipo discriminador, misógino, soberbio y sinvergüenza si los hay– en Primer Mandatario, empezara un tiempo muy, muy oscuro para todos en la Tierra. ¿Todavía lo dudan? No lo hagan más. Nadie creía que Trump llegaría hasta donde está llegando… y fíjense.
Lentamente, los poderes en las sombras le están allanando el camino. Le está preparando el terreno.
La Bestia está en marcha. El Anticristo está aquí.
¿Su nombre? DONALD TRUMP.
Saludos a todos y Dios nos proteja cuando su reinado de terror comience.
   “Aquí hay sabiduría: El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis.”
Ap 13:18

jueves, 23 de junio de 2016

JLA: Renacimiento 09


CAPITULO 9
REVELACIONES IMPACTANTES 

Green Lantern y el nuevo Superman volvieron volando al campo de batalla. Alan permitió que Calvin se adelantara, estratégicamente. Nekron lo vio y de nuevo alzó su guadaña, convocando a los relámpagos negros. Los rayos oscuros chocaron contra el joven Hombre de Acero y lo derribaron. Sin detenerse, el Señor de los Muertos extendió una mano y convocó unas gruesas cadenas de hierro que surgieron de la tierra.

 Para su horror, Calvin quedó envuelto por ellas, absolutamente inmovilizado.

-¡Muchacho idiota! – Nekron se acercó a él – ¡Pagaras por haberme desafiado! ¡Ahora, voy a tomar tu alma!

-¡No! – Calvin utilizó su visión de calor para intentar soltarse, fundiendo los eslabones. Para su desgracia, la cadena era mágica y él podía no saberlo todavía, pero una de las principales debilidades de Superman –aparte de la Kryptonita– era la magia.

Nekron empezó a robarle la vitalidad. Mientras estaba concentrado en ello, Alan aprovechó para ejecutar su plan: voló velozmente hasta colocarse tras el Señor de los Muertos y, sin vacilaciones, se dispuso a arrancarle el corazón…

Nekron lo tomó por sorpresa al volverse y propinarle un terrible puñetazo. Scott cayó al piso y su enemigo rió a carcajadas, triunfal, mientras convocaba nuevas cadenas, las cuales capturaron al Green Lantern.

-¡Estúpido! ¿Pretendías quitarme mi corazón? – lo señaló con la guadaña – ¡Iluso! Tu estúpido plan fue evidente… creo que todavía no comprendes a quién te enfrentas. ¡Antes de que la luz surgiera en el universo, yo fui! Mío es el reino de todas las cosas muertas y perecederas. ¡Soy el soberano absoluto de la desolación! ¡Soy el dios de…!  

¡¡BLOCHT!!  

El pecho de Nekron reventó. Una mano surgió de él, sosteniendo el oscuro y sangriento corazón de la criatura. Para sorpresa de todos –o no tanto– el responsable había sido Lex Luthor. Sonriendo con malevolencia serena, el calvo extrajo rápidamente el órgano de la caja torácica y con la fuerza que le confería su armadura, lo estrujó, reventándolo.

Nekron aulló de dolor. Unos segundos después estalló en pedazos, borrándose de la existencia para siempre.

Por el mismo camino fueron sus creaciones. Las horribles criaturas convocadas desde lo profundo de la Tierra se deshicieron y la grieta en el suelo se cerró. Las cadenas que sostenían a Calvin y a Alan se rompieron, dejándolos libres.

-Vaya, vaya – Lex observó aquellos acontecimientos, pensativo – Si hubiera sabido antes que aplastándole el corazón, lo mataría, lo habría hecho desde un principio – suspiró – En fin…  

-------------------- 

Los superhéroes se reunieron, viendo el desastre que el ataque de Nekron había ocasionado en la ciudad. El ruido de sirenas –bomberos, policías, ambulancias, etc– se dejó oír. La amenaza bien podía haber terminado, pero Alan sabía que no era tan así…

-Chicos, necesitamos hablar – dijo – Tengo muy malas noticias que darles.

-Ay, no. ¿Qué sucede ahora? – Hawkgirl sacudió sus alas. Las plumas estaban sucias con barro y tierra.

-Nekron no era más que un peón… hay un poder superior tras las sombras, orquestándolo todo – les explicó – Un enemigo tan poderoso como formidable. Ha enviado a Flash a la Speed Force, atrapándolo en ella. Pese a eso, Wally consiguió  contactarse conmigo y me advirtió de su presencia.

Kendra y Calvin se miraron, sombríos.

-Debe ser el mismo ser que mantuvo cautivo a Superman en el espacio todos estos años – dijo el chico – Escapando de su prisión, volvió a la Tierra y murió. Antes de fallecer, me entregó ese raro cristal y me pasó sus poderes. Me previno diciéndome que esa criatura venia tras él.

-Esto no es bueno – Alan frunció el ceño – Un ser capaz de someter a Superman y enviar a monstruos como Nekron contra nosotros, no puede ser nada bueno.

-Me pregunto quién o qué será – Batwoman se estremeció.

-Simplemente, yo – contestó una voz. Todos se volvieron para ver, intrigados.

Hubo un resplandor de luz azul. Una figura bajita se materializó, surgiendo de la nada. Un hombrecito de lo más insignificante, vestido con un curioso traje naranja y un ridículo sombrero (un bombín) sobre su enorme cabeza. La criatura sonreía con malevolencia mientras flotaba en el aire, las piernas cruzadas y lo que parecía un puro encendido en una mano.

-Saludos a todos – dijo – Y felicitaciones. Han superado totalmente el desafío – aplaudió, alegremente – No esperaba menos de ustedes, claro, pero ya saben cómo son estas cosas… El ser omnipotente no lo salva a uno de cometer, a veces, errores de cálculo.

Nadie dijo nada. Todos estaban tan sorprendidos por la aparición, que ninguno atinó a comentar nada… a excepción de Lex Luthor, quien cerca del grupo, había observado la escena con bastante curiosidad y finalmente, hizo la pregunta que todos estaban aguardando que alguien hiciera:

-¿Quién diablos eres tú?

El hombrecillo volvió a sonreír. Dio una calada profunda a su cigarro y respondió:

-Mi verdadero nombre es prácticamente intraducible a vuestro deficiente lenguaje. Pero pueden llamarme, simplemente, Mr. Mxyzptlk. ¡Sospecho que ustedes y yo vamos a divertirnos mucho, a partir de ahora!  

-------------------- 

Los héroes se miraron entre sí, intrigados. ¿Debían tomarse en serio a tan insignificante criatura? ¿Era este el ser que capturó y tuvo preso al Superman original en el espacio por años? ¿Era este el “gran mal” tras bambalinas, el arquitecto de esta singular reunión de poderes? ¿De verdad?

-¿Qué clase de nombre es ese? – protestó Kendra – ¿Y cómo se pronuncia? – miró a sus compañeros, confundida.

-Mix-yez-pitl-ick – deletreó Luthor, todavía insistiendo en meterse en la reunión. Caminó unos pasos hasta estar frente a frente con la criatura – ¿Es cierto lo que oí? ¿Tú has tenido preso a Superman en el espacio todos estos años? ¡Respóndeme! ¿Qué diablos eres tú, en verdad? ¿Quién demonios eres?

Mxyzptlk resopló. Volvió a fumar tranquilamente su cigarro y, a propósito, echó el humo en el rostro de Lex, sin ningún temor ni vergüenza.

-Vengo de otra dimensión. Pueden llamarla “La Quinta Dimensión” si les place. No estarían errados, puesto que en la escala cósmica, mi mundo natal está por encima del suyo… muy por encima – hizo una pausa y volvió a fumar – He venido observando desde hace tiempo su ridículo plano de existencia y, como estaba aburrido, pues decidí darme una vuelta por aquí para divertirme un rato.

-¿Diversión? – saltó Alan Scott. Señaló a las ruinas de Washington – ¿A esto es a lo que tú llamas “diversión”? ¡Personas inocentes han muerto por tu culpa! – lo increpó – ¡Capturaste a Superman y lo retuviste contra su voluntad en algún lugar del espacio! ¡Enviaste a Flash a la Speed Force, enterrándolo en ella! ¡Y has provocado un daño terrible al mandar a ese monstruo de Nekron contra nosotros! ¿Y todo por qué? ¿Por estar aburrido?

-La omnipotencia suele ser tediosa, querido amigo – aseveró Mxyzptlk, enarcando una ceja – La mía es una raza de Demiurgos muy peculiar. Cuando estamos aburridos, a veces hacemos cosas muy curiosas… Por ejemplo, el que creó vuestro Multiverso. Sí… el ser que en sus tontas religiones ustedes llaman “Dios” es, en realidad, uno de los míos – suspiró, negando con la cabeza – El aburrimiento lo llevó a bajar aquí y trastear con la materia y la energía. ¿El resultado? Lo están viendo. Una serie de universos físicos tridimensionales bastante barrocos e impopulares. Ah… el aburrimiento… Créanme, chicos. El aburrimiento es el peor compañero de un ser todopoderoso.

-Entonces… ¿Debemos deducir, por lo que dices, que tú eres una especie de Dios? – Luthor rió – ¡Por favor! No te ves siquiera como lo que uno espera de una deidad.

-Para ser el hombre más listo del mundo, te falla bastante el cerebro, “coco liso” – se mofó Mxyzptlk – Lo que están viendo es un cuerpo artificial. Una manifestación 3-D de mi yo 5-D. ¿Se entiende?

-No.

-Lo dicho: cerebro defectuoso – el hombrecillo sonrió, burlón – ¿Ya ven por qué les digo que el aburrimiento es el peor compañero de un ser todopoderoso? Yhwh se dio cuenta de su error ya muy tarde, si bien Él podía haberlos borrado simplemente de la existencia y pasar a otra cosa. Ignoro los motivos que lo llevaron a conservar los universos que ha creado, pero allá Él. No es que me queje, claro… Ustedes, pobrecitas criaturas, son una fuente muy entretenida de diversión. No soy realmente el primero ni creo que seré el último en bajar aquí para divertirse un rato. Aunque pretendo que lo mío sea memorable.

-Por favor, ve al grano, enano – lo apuró Luthor – ¿Qué pretendes de nosotros?

Alan y los demás héroes presentes lo miraron con disgusto. Todos estaban al tanto de la maldad y falsedad del calvo. No era una persona gratamente bienvenida a aquella forzada reunión.

-Pues veras, Lex… En esencia, soy un jugador. Un apostador. Hasta ahora, he movido una serie de eventos que condujeron a la creación de este grupo.

-Superman atrapado en el espacio – recordó Alan – Flash capturado en la Speed Force…

-Ve más atrás, chico lindo – Mxyzptlk le guiñó un ojo – La aparición de un mutante poderoso e inmortal, capaz de derrotar a la Liga de la Justicia original…

-Santo Dios – exclamó Calvin.

-…Y vamos aún más atrás: la desaparición de Supergirl, la muerte de Superboy de un balazo de Kryptonita…

-¿Oráculo? – murmuró Batwoman. Estaba parada detrás de todos, intentando hablar con su mentora vía un transmisor oculto en su máscara – ¿Estás siguiendo esto?

-Afirmativo – respondió Bárbara. Desde su sitio, en la Bat-Cave, la hacker seguía con sumo interés y aprehensión toda la charla – Es… aterrador.

-En fin… Sí, puede decirse que soy el responsable de todos sus males. Mea culpa – Mxyzptlk fingió afligirse. Luego sonrió, mordaz – Bien. Como les estaba diciendo, soy un jugador. Y creo honestamente que ustedes podrán proporcionarme el estímulo emocional que requiero para estar satisfecho. Este es el caso: voy a derribar las barreras dimensionales entre este mundo y sus vecinos del Multiverso. Voy a colisionar sus universos unos con otros. Si sobreviven al caos y vencen a la adversidad, me daré por complacido, devolveré las cosas a su lugar y me marcharé por donde vine. ¿Qué dicen? ¿Creen estar a la altura de este reto?

-Lo que yo digo, enano inútil, es que estás muerto – Luthor le apuntó con la palma de su mano abierta. Gracias a un dispositivo acoplado a su armadura, le disparó una ráfaga de energía destructora.

Hubo una explosión terrible y la escena se cubrió de humo. Cuando este se apartó, Mxyzptlk seguía ahí, como si nada.

-¡No puede ser! – Luthor retrocedió, asombrado.

-Eres muy idiota, “bola de billar” – el hombrecillo observó con disgusto al calvo – Te crees gran cosa con esa armadura tuya, ¿verdad? Pues fíjate como son las cosas… ¡Ya no la tienes!

Lex parpadeó y de repente se halló sin su traje. ¡Había desaparecido en el aire como si nada, dejándolo desnudo a la vista de todos!

Luthor intentó tragicómicamente taparse las partes pudendas. La situación hubiera sido graciosa, si no fuera la demostración de los poderes de una criatura omnipotente y malévola.

-¡Vaya! Como que estás muy liviano de ropas para el clima otoñal, ¿no te parece, Lex, querido? – Mxyzptlk se echó a reír – Ya, ya. Muy gracioso, muy gracioso todo – se puso un poco serio – Esfúmate, ¿quieres? Vuelve a casa y consíguete un traje decente.

Luthor desapareció. Se re-materializó en mitad del vestíbulo del edificio donde funcionaban sus empresas, ante el estupor de sus empleados, quienes no entendían qué hacía su jefe allí, desnudo.

-Ok. Sin más interrupciones molestas, creo que podemos comenzar con lo nuestro, chicos – Mxyzptlk alzó su mano – ¡Vamos! ¡Que empiece la diversión!

Chasqueó los dedos.

Al hacerlo, las barreras dimensionales cayeron y los universos colisionaron.

…Y el caos comenzó…  

ESTA HISTORIA CONTINUARA…

 

NOTA DEL AUTOR  

Y llegamos al final –por el momento– de esta historia, de este “primer arco argumental” de las aventuras de la Nueva Liga de la Justicia. Espero honestamente haberlos dejado impactados con la revelación final del verdadero enemigo de esta historia. Y si creen que lo saben todo sobre él –el impronunciable Mxyzptlk– se equivocan. Olvídense de la imagen del molesto duendecillo de la Edad de Plata. Estoy dispuesto a convertirlo en un enemigo a temer, ya que –al fin de cuentas– más allá de la misma Presencia (Dios en DC Comics) este personaje también cuenta con la omnipotencia y un sinfín de recursos que pocos escritores se han atrevido a explorar. Yo voy a intentar usarlos en beneficio de nuestra próxima historia…

Ahora, hablemos un poquito sobre esta Parte Dos.

Ya se habrán dado cuenta que el título de este relato –y de su primera parte– es “Renacimiento”. Me preguntaran, ¿qué es lo que renace? Pues el espíritu heroico y una nueva generación de héroes. Hay viejos conocidos, claro –Alan Scott es un ejemplo, pese a verse rejuvenecido por su anillo de poder– pero otros son prácticamente nuevos, como Calvin “Superman” Klein, Batwoman y Hawkgirl (Kendra, hija de los Hawkman y Hawkgirl originales). Finalmente, tenemos regresos inesperados & reinvenciones, como Bárbara Gordon como Oráculo o Lex Luthor retornando a la acción luego de un largo periodo de inactividad. Respecto a Lex, debo decir que tuve que –obligatoriamente– hacer retoques a la continuidad a lo postulado en “BATMAN: EL MUNDO SIN SUPERMAN”. Los que leyeron esa historia, recordaran que un Luthor perturbado –y Jokerizado– acababa con sus huesos dentro de una celda en Arkham. Este último hecho, a favor de poder construir esta ficción, no fue tomado en cuenta. Sí lo fue el que Batman –junto a Lois Lane– descubrieran y destaparan su implicación en actividades delictivas y afines. Pero ya han visto, Luthor no duró en la cárcel mucho tiempo… y a la final, el mismo Presidente de los Estados Unidos lo ayudó a salir, contratándolo como asesor en temas metahumanos y recuperando su deteriorada imagen pública.

Sin duda, se habrán dado cuenta que, en esta ficción, el Presidente yanqui no es otro que el infame empresario (ahora devenido en político) Donald Trump, persona DETESTABLE si las hay. La elección fue a conciencia, ya que mientras escribo estas líneas, tanto Hillary Clinton como él se van a disputar el sillón de la Casa Blanca en el mes de Noviembre y creo, tristemente, que el ganador va a ser este polémico personaje. Ojala me equivoque. Por el bien de todos, por el bien del mundo, más que nada. Lo último que nos falta es un tipo como ese en el poder… un misógino, discriminador egomaniaco.

Su incursión en el presente relato como Primer Mandatario sirve a fines del personaje de Luthor, más que nada. Hay ciertas cosas que Lex y él comparten, curiosamente –ambos son empresarios con aspiraciones presidenciales; en el caso de Luthor, en los comics de principios de los 2000, lo fue; ambos son egomaníacos y firmes creyentes de estar haciendo el trabajo del bien, cuando en realidad están haciendo el trabajo del mal. Y creo honestamente que lo que está sobre la cabeza de Trump es un peluquín… si se lo quita, segurito que es calvo como Lex–.

El lector observador habrá visto que el adversario elegido –y utilizado por el verdadero villano de esta historia como herramienta de confrontación– es el terrible Nekron. Este ser es un habitual del universo de Green Lantern, aunque la versión utilizada aquí está ajustada al entorno. Mis disculpas si el Nekron que sale en esta historia no se ve ni se describe tan espectacular ni apabullante como el original de DC. Digamos que el personaje era un villano necesario para convertirse en el primer gran reto de esta Nueva Liga de la Justicia, una Liga que –en posibles futuros relatos– va a crecer más con la incursión de nuevos personajes. Ya tenemos a un Hombre de Acero y una Mujer-Murciélago… nos hace falta una princesa Amazona, ¿no?

(Je, je, je)

Sin más, lo único que me resta decir es gracias a todos por seguirme acompañando en esta aventura, con sus comentarios y presencia. Espero –cuento con ello– de que también sigan acompañándome en lo que venga de acá en más.  

¡Un enorme abrazo a todos ustedes!

¡Nos leemos en la próxima historia, si Dios quiere!  

FEDERICO H. BRAVO.
Buenos Aires. Argentina.
15 de Junio de 2016.