viernes, 1 de agosto de 2014

Seguir adelante…


Creo que el pensamiento expresado arriba es justamente el que me calza a la perfección. Pese a todo, hay que seguir. Y es por eso que este humilde blog sigue su marcha. Porque se lo debo a la persona amada que partió al Cielo, porque se lo debo a todos mis lectores y porque me lo debo a mí mismo. Necesito escribir. Más allá de todo, es realmente terapéutico. No puedo sin más renunciar a ello…
Tengo que confesarles una cosa: me da cierta vergüenza la entrada del mes pasado titulada “Ultima Entrada al Diario”. Principalmente, porque no faltara el que diga que el título es totalmente mentiroso y especulativo, habida cuenta de que este blog va a continuar online. ¿Saben qué? No me importa. Cuando escribí aquello (embargado por el dolor de la reciente perdida) pensaba que en verdad todo acababa allí. Pues resulta que no. No todo acaba ni acabó allí. Por eso, es que sigo adelante.
No bajé los brazos cuando mi amada abuela murió. No voy a bajarlos ahora y espero (Dios mediante y que me de las fuerzas para ello) no bajarlos nunca.
Así que esa entrada (Ultima Entrada al Diario) quedará allí, como recordatorio de que estuve a punto de echar por la borda algo maravilloso como lo es escribir y este espacio web que me permite expresarme y comunicarme con todos ustedes, que leen estas líneas. Ahí se queda un “falso final” que se ha convertido, gracias a Dios, al apoyo de mi familia y al de muchos de ustedes en un “seguir adelante”.
Un beso y un abrazo a todos y a todas! Dentro de unos días, re-posteo los capítulos de la saga de Superboy. Espero me acompañen, como lo vienen haciendo hasta ahora.
FEDE   

lunes, 28 de julio de 2014

Un rayo de esperanza…


Pese al dolor, pese a la perdida, pese a los duros golpes de la vida, sé que tengo que seguir. He hablado con muy buenos amigos y me han aconsejado que no baje los brazos. Que no cierre este blog definitivamente. Que, en todo caso, me tome un respiro, descanse un poco, encaje el golpe por la reciente perdida y que con la frente bien alta, siga para adelante. ¿Saben qué? Creo que tienen razón. Y creo que la persona que se ha ido al Cielo (lo siento, soy creyente. Para mí, está allá arriba) también lo hubiera querido. Era una de las que más me animaban y más me insistían (junto con mi madre) de que “si tu sueño es ser escritor, tenes que trabajar y trabajar. Pelearla duro. Seguir adelante”.
Seguir adelante. Esa es la consigna. Seguir adelante
Un abrazo, gente. Si mi ánimo mejora, lo más probable es que el mes que viene el blog retome su “ritmo normal” y re-comience a postear la saga de Superboy (de la cual, dicho sea de paso, también estoy viendo cómo la acabo. Cuando suceden los cachetazos de la vida real, el mundo de ficción también se resiente. Cuesta volverse a sentar delante de la PC y re-hilvanar el hilo narrativo, pero ella (la persona que se fue) se lo merece. Se merece que no baje los brazos.
Un abrazo a todos. Nos vemos el mes que viene, si Dios quiere.
FEDERICO H. BRAVO
PD: Por si no quedó claro, no. Lo siento. El blog NO cierra. Me van a tener que aguantar todavía mucho tiempo más (espero).
PD2: A todos aquellos que, de alguna manera u otra me han hecho llegar sus mensajes de apoyo, cariño y comprensión, solo tengo para decir GRACIAS. Son de oro, la verdad. Gracias por estar ahí.

sábado, 26 de julio de 2014

Un duro golpe de la vida y una consecuencia: Última entrada al Diario.


Francamente, nunca pensé que podría llegar este día, pero en el fondo, muy en el fondo, lo sospechaba. Hace aproximadamente 24 horas atrás, sufrí una terrible pérdida personal. La persona que se ha ido para nunca jamás volver, era como mi “musa”. Por ende, he decidido que esta sea la “Ultima Entrada al Diario del Vigilante”. Ya no tengo ganas de escribir más… para mí, todo ha terminado. Compréndanme; ya de por sí me está costando horrores sentarme delante de esta computadora para escribir estas duras palabras. Estoy haciéndolo con un mar de lágrimas bañándome el rostro, ya que lo que siempre quise ser es –justamente – escritor, pero ya no podrá ser. Este, damas y caballeros, es el Fin.
Quiero darles las gracias a todos los que me apoyaron siempre, a aquellos que me siguieron y siempre me dieron una oportunidad de publicar mis historias. Gracias a la gente de Action Tales, la mejor página de Fanfictiones de la red. También, gracias a Roberto Cruz y a su blog sobre el Universo DC, “Tierra-53”. Gracias a mi gran amiga Zania, quien fue la primera en confiar en mí para abrir una cuenta en Blogger y construir este blog.
Personalmente, la tragedia me agarró escribiendo una nueva tanda de asombrosas historias. Ya no podrán ser. No siento ni las ganas ni las energías ni la fuerza para seguirlas. Aquí acabó todo para mí, al menos, como intento de escritor.
Muchísimas gracias al Padre José Antonio Fortea, por su apoyo espiritual y por sus palabras de ánimo en su momento. Gracias a Franco, por ser un lector fiel, tanto en Fanfiction.Net como por aquí. Les pido perdón a todos los que a lo mejor estas palabras sean como un baldazo de agua fría, pero sobre las cosas de la vida, ni yo –ni ustedes– tenemos el más mínimo control.
Quiero que sepan que durante todos estos años en los que escribí todas mis historias, fui feliz. Esa felicidad ha acabado. Ahora… ahora voy a ver qué será de mi vida. Hay un enorme signo de interrogación por delante. Creo que tal vez es mejor abandonar un poco las nubes y apoyar más los pies en la tierra.
“Cuando era niño, hacia y pensaba como niño. Ahora que soy adulto, pienso y hago cosas de adulto”.
Un gran abrazo a todos, gracias, gracias por todo y hasta siempre.
FEDERICO H. BRAVO

lunes, 14 de julio de 2014

Una imagen lo dice todo...

Sobran las palabras... una imagen lo dice todo... Así como este hincha, en solitario, toda la Argentina se lamenta lo sucedido en el Mundial. Nada, gente. Podría hablar muchas cosas y miren que hay tela para cortar (sobre el triste desempeño de algunos jugadores, sobre penales no cobrados y goles robados, sobre las autoridades de la FIFA y sus "transas", sobre la política y el futbol en general, sobre el odio generalizado que nos tienen en algunos países de Sudamérica), pero prefiero ilustrar el sentimiento que tengo (mismo que tienen los casi 40 millones de argentinos que ayer vieron el partido) con una foto. Tristeza, dolor, bronca... desilusión. De todo un poco, la verdad.
 
Saludos a todos.

jueves, 10 de julio de 2014

¡Vamos, vamos, Argentina!


Me van a disculpar, pero el tema es tan picante que no lo puedo dejar pasar. Esta entrada tendría que haber sido posteada ayer, pero por causas de fuerza mayor (léase: estuve en los festejos que se hicieron por el centro de Lomas) recién ahora me puedo sentar y escribirla. Y no es tarea fácil, ya que ¿Cómo sintetizar en pocas palabras lo que significa el futbol para los argentinos y la importancia del evento que sucedió ayer en Brasil, donde se juega el Mundial? ¿Cómo explicar la pasión de todo un pueblo, las ansias, las esperanzas, la alegría?
No sé. Creo que sólo un extraterrestre no podría darse cuenta de lo lindo (y lo bien) que nos hace lo que nos pasó ayer…
Para el que no lo sepa (¿hay alguien en todo el mundo que a estas alturas, no lo sepa?) ayer, el equipo de futbol de Argentina, comandado por el gran DT Sabella, le gano 5 a 1 por penales a Holanda, clasificándose para la Final. El evento tiene su importancia, ya que desde 1986, Argentina nunca jamás volvió a acercarse a una Final de la Copa Mundial. Ayer, 9 de julio de 2014, el equipo hizo historia. Ayer se quebró la mala racha y lo maravilloso que pasó invita a soñar… a soñar con que podemos ganarle a Alemania y llevarnos la Copa. Invita a soñar que de nuevo todo el país se una en un gran, gran festejo.
Pero claro, de momento es sólo eso, un sueño. Ya de por si es meritorio lo que todos nuestros jugadores hicieron. Contra todos los malos augurios y los pronósticos, contra tanta prensa “mala onda” y demás, el equipo de Sabella, Messi, Di María, Mascherano, el Kun Agüero, Lavezzi, el genial arquero Romerito y el resto, ayer hicieron historia y nos dieron una lección de futbol autentico. Está bien, sufrido, costó, pero todas las cosas buenas cuestan. El objetivo se cumplió: llegar a la Final. Ahora, hay que “ponerse las pilas” para el último desafío: traer la Copa a casa.
Por eso y por todo lo demás, va este grito de corazón: ¡VAMOS ARGENTINA, CARAJO!
¡Un abrazo para todos, gente! Si Dios quiere, a lo mejor el domingo haya novedades otra vez por acá. Crucen los dedos, recen a Dios, ya que si Él quiere, la Copa se viene para acá, jejeje.